sábado 13 de abril, 2024
  • 8 am

¿Cuota paritaria? un profundo error

Gustavo Varela
Por

Gustavo Varela

165 opiniones

Por Gustavo Varela
Hay un tema que se encuentra en la Comisión de Derechos Humanos y Equidad de Género del Senado en el parlamento, y que, pronto se va a intentar llevar a votación, que es muy polémico, y que involucra a parlamentarios de todos los partidos.
Es un proyecto de ley que busca garantizar la participación política paritaria en Uruguay, en otras palabras, que exista el mismo número de legisladores hombres y mujeres.
“Esto no es un enfrentamiento entre hombres y mujeres, de ninguna manera, es un proyecto de justicia e igualdad de derechos”, decía Gloria Rodríguez, Senadora del Partido Nacional, y autora de dicho proyecto, recientemente en el Parlamento.
Nuevamente se intenta avanzar, sobre un tema que es un error avanzar.
Por parte de los colectivos feministas se expresa; “La experiencia demuestra que el principal obstáculo para el avance de la paridad está en la interna de los partidos políticos, por eso es tan necesaria la implementación de medidas afirmativas”.
En esto quiero ser sincero, ese no es el camino que debe de seguir el género femenino.
Ese camino conduce al fracaso, con total éxito.
No hay nada que impida a las mujeres, presentarse como candidatas a cargos electivos en el Uruguay, llámese presidente, vice, senadora, diputada, edila, o convencional partidaria, como tampoco nada les prohíbe a los hombres.
Un argumento que se utiliza es que muchas mujeres no llegan a integrar los mismos cargos que los hombres.
No se dice que hay muchísimos hombres que quedan afuera de los cargos electivos, pues tampoco son votados.
Eso se llama, libertad de elección.
Votar una cuota paritaria, es coartar la libertad del elector, pues se lo fuerza a votar algo que quizás no quiera votar.
Con ese criterio, quien padece de enanismo o gigantismo, también deberían de contar con cuota, o quizás la gente de color, o los gay, o las lesbianas o…
¿Se imaginan satisfacer a todos?
Se terminaría desvirtuando toda la libertad del elector.
Se dice que vamos atrasados, y que urge tener la misma cantidad de dirigentes, y que con éste proyecto, se garantiza la misma.
¿Atrasados en qué?
¿Con respecto a quién?
¿El Uruguay atrasado?
¿Atrasados porque no tenemos la misma cantidad de vaginas que de penes en los cargos directivos?
Ese es el concepto de democracia, representación, y libertad que tienen.
¿Porqué no plantean que el ejército sea paritario?
¿Porqué no plantean que los puestos en la construcción o en los camioneros sean paritarios?
Quizás quieran bajar los límites en el deporte y que se compita entre los diferentes géneros, en todas las disciplinas deportivas.
Desde mi punto de vista es un insulto a las mujeres, éste proyecto.
Ojalá que les den libertad a las mujeres y no las encorseten en falsas promesas.
Conozco enorme cantidad de mujeres que tienen más capacidad, y trabajan mucho mejor que los hombres en varias disciplinas.
Cuando quieren, pueden.
Cuando pueden, lo logran.
Pero no es con leyes limitativas de la libertad que lo vayan a lograr.
Qué pensarían del tema la Virgen María, María Magdalena, GoldaMeir, Juana de Arco, Cleopatra, Madame Curie, Simone de Beauvoir, Rosa Marks, Amelia Earhart, Ana Frank, Teresa de Calcuta, Isabel de Inglaterra, y ciento de miles más que se abrieron camino, por sus talentos y virtudes, que es lo que nos debe diferenciar.
Lo lamento, pero es un real mamarracho, el camino que se quiere transitar.