jueves 18 de abril, 2024
  • 8 am

Padres helicóptero

Gisela Caram
Por

Gisela Caram

72 opiniones

Por Ps. Gisela Caram
Los padres helicóptero, son los que en la infancia de sus hijos los sobreprotegen, no dejan que vayan autonomizándose, ya que todo se lo resuelven, afectando así su desarrollo normal. Esta dificultad de dejar que el niño vaya aprendiendo y desarrollándose con errores y aciertos, cayendo y levantándose, no permite que vaya encontrándose con sus propios recursos y descubriendo la solución de problemas, que en algún momento tendrá que enfrentar solo. Los padres sobre protectores generalmente son muy ansiosos, y desde la más temprana edad de sus hijos se adelantan a las respuestas del hijo proporcionándole lo que ellos “suponen que el/ella desea”, no dejan que el niño pida lo que quiere, entonces, decodifican en forma equivocada o adivinan lo que sus hijos quieren, o no logran conectar con el niño como un ser individual. También pueden ser padres que se van acomodando al comportamiento inadaptado de los niños y los niños a padres que están siempre arriba de ellos. Esta burbuja en algún momento se rompe, y la caída es grande. En tiempos donde hay tanta información virtual, y adicción a “scrolear” sin cesar, es imposible que alguien pueda mantener a otro en una burbuja. Los niños comienzan a manejar información y la curiosidad innata los va llevando a veces por oscuridades virtuales que los padres no se imaginan. Por tanto, es más probable que acompañar y cuidar, sea más saludable que prohibir y aislar… Hay cuestiones de la construcción de la personalidad que se estructuran en los primeros años de vida. En el episodio “Elektra”, de la temporada 4 de Black Mirror, ilustra algo de esto, historia de una madre, con exceso de cuidado y miedos depositados en su hija. Si bien tiene mucho de Ciencia Ficción, pues la madre para ubicar dónde está su hija, le hace colocar un chip y la vigila desde una laptop, no se aleja mucho de aplicaciones para ubicar, leer mensajes ajenos y cámaras por dónde se puede vigilar a las personas. Cuando los padres por diferentes razones sobreprotegen a sus hijos, es claro que lo que quieren, no es dañarlos ni que los dañen, es cuidarlos para que no les pase nada, la cuestión es que eso es un imposible; el excesivo cuidado es una forma de no dejar crecer. Padres helicóptero se les llama porque están como sobrevolando arriba de sus hijos. Algunas consecuencias de la sobreprotección excesiva es que, al ir creciendo, descubren un mundo que muchas veces no saben manejar. Así como también, puede desencadenar en la etapa adulta ese fenómeno que se observa en algunas familias, que por un lado impulsan a sus hijos para que estudien, se independicen, y va pasando el tiempo y no terminan su formación académica, y no por falta de inteligencia. Así, vuelven a vivir en casa de sus padres. Hay una falla en el despegue, una falla que tiene su origen en esos primeros años de vida…. Esta dificultad en despegarse de los padres, tanto económicamente como emocionalmente, no viene de la nada. Está atravesada de factores sociales, familiares, psicológicos y también patológicos. Además de responder, a una dinámica particular, de relacionamiento, dentro de la familia. Cuando uno vive estas situaciones, se va adaptando, y, es imposible a veces visibilizar las dificultades de salida que tienen estos hijos. Se tiende a justificar con discursos como “qué cosa que no encuentra trabajo, no tiene suerte” o “con la situación del país, no da para largarse a vivir solo, es todo muy inestable”.
¿Y vos? ¿tuviste padres helicóptero?
¿Sos un padre helicóptero?
Respuestas que cada uno debe pensar con la mano en el corazón, no para enojarse o reprochar o reprocharse, sino para mejorar, aprender, sanar y conocer nuevas versiones de la parentalidad responsable y no asfixiante…