jueves 30 de mayo, 2024
  • 8 am

Los plebiscitos y las elecciones nacionales

Cecilia Eguiluz
Por

Cecilia Eguiluz

74 opiniones

Por Cecilia Eguiuz
En pocos días finaliza el plazo constitucional para habilitar los plebiscitos que la ciudadanía está impulsando de acuerdo a los requisitos exigidos por el Art. 331 lit. A de la Constitución de la República. El día 27 de abril las organizaciones civiles y los partidos políticos deberán presentar ante la Corte Electoral las firmas que han conseguido a fin de habilitarlos.
Son varias las iniciativas de democracia directa que están “corriendo esa carrera” y es evidente que se redoblará el esfuerzo de todos los actores para lograr los objetivos en los días que restan.
Los plebiscitos que se habiliten por este mecanismo se someterán a votación en la elección nacional de octubre de este año. Las iniciativas que lleguen a las firmas habilitarán una discusión que hoy no se ha dado sobre cada uno de los temas propuestos a decisión popular.
El único plebiscito que ya está confirmado que se votará en octubre, es la reforma a la Constitución para habilitar los allanamientos nocturnos, el mismo fue impulsado por los legisladores de la coalición de gobierno, utilizando otro mecanismo del Art. 331 de la Constitución. Con este plebiscito busca otorgar una herramienta más a la Policía en el combate contra la inseguridad, y será la ciudadanía quien lo resolverá en los próximos comicios.
Los restantes plebiscitos, que son tres, sí deberán llegar al 10% del padrón de habilitados en el Registro Cívico Nacional.
Uno es el referido a la Seguridad Social, impulsado por el PIT-CNT, Partido Comunista, FUCVAM y otros; el dato más relevante de esta iniciativa es la propuesta de eliminación de las AFAPS, sustituyéndolas por otro mecanismo y la baja de edad para jubilarse a 60 años.
Otra de las iniciativas que junta firmas está impulsada por el Movimiento “Uruguay Soberano”, uno de los ejes más importantes que plantea esta propuesta es regular en la Constitución los contratos del Estado con empresas privadas; se establece el requisito de aprobación del parlamento para la firma de los mismos para “que no puedan firmarse en secreto” y someten a consulta los contratos ya existentes de UPM y Katöen Natie.

Por último, pero no menos importante, el impulsado por Cabildo Abierto, al cual se le sumaron organizaciones como “Un Solo Uruguay”, denominado “No más Usura y por una Deuda Justa”.
Mucho he escrito ya sobre esta iniciativa, pero haré un resumen sobre lo que busca ésta propuesta de reforma constitucional. Básicamente se proponen dos cosas, por un lado poner límite máximo a las tasas de interés por ley y por otro permitir la reestructura de deudas de las personas físicas a través del mecanismo definido como “Deuda Justa”.
Lo cierto es que se ha dado un inusual movimiento popular para intervenir desde el pueblo soberano en las decisiones del Estado. Creo que quienes están en cargos de poder, sobre todo los legisladores, deben estar mirando con atención que la ciudadanía se está movilizando y discutiendo sobre temas que ellos no discuten. Se llegue o no se llegue con las firmas suficientes para habilitar estos plebiscitos, queda claro que entre los uruguayos existe preocupación sobre temas que el parlamento ha decidido no tratar.
Como ejercicio de democracia directa habilitar un plebiscito implica permitir que se discuta en profundidad propuestas que no se discuten en el parlamento.
Es habilitar la posibilidad de hacer mejoras, movilizar la participación de la ciudadanía; es ejercer la democracia, por eso los invito a firmar y permitir que todos decidamos en octubre.