sábado 18 de mayo, 2024
  • 8 am

Denuncian a empresa de energía que emplea a más de 200 chinos sin documentación y en informalidad

La empresa CMEC (China Machinery Engineering Corporation) realiza el cierre del anillo de transmisión de UTE que comprende una línea que unirá Tacuarembó con Salto, con el fin de otorgar una mayor flexibilidad en la generación eléctrica. El directorio del ente energético aseguró que esta obra de infraestructura insumirá unos 42 meses de trabajo y es “la más grande” efectuada por una empresa china en la historia del país. El proyecto, a un costo de 191 millones de dólares, contará con instalaciones de 500kV en 365 kilómetros, dividido en dos tramos que se conectarán en una subestación instalada en Tacuarembó. El sindicato de la construcción aseguró que UTE no cumple con el compromiso del empleo del 80 por ciento de mano de obra nacional y es “una desventaja en comparación a otras empresas nacionales”, además de incumplimientos diversos, según informó a El Telégrafo el presidente del Sunca, Mathías Machuca.
CUESTIONAMIENTOS
“La empresa está instalada desde hace dos años en la zona de Morató, a cargo del emprendimiento más grande de UTE en este quinquenio, con el cierre de un anillo perimetral. Es una obra cuestionada por las propias cámaras empresariales de la construcción porque esta empresa ganó la licitación con un precio 40% más barato que los demás postulantes”, señaló el dirigente. Machuca explicó que “allí trabajan 220 chinos y 180 uruguayos. Y esa es una cifra lejos de lo que planteaba UTE. Si se hubiera cumplido con el compromiso, de ese total de 400 trabajadores, unos 360 tenían que ser uruguayos y el resto extranjeros. A esta situación la denunciamos desde la instalación de la empresa en la zona”.
CONDICIONES LABORALES
Consultado Machuca por las inspecciones efectuadas en el lugar de trabajo, aseguró que “ni a nosotros como sindicato, ni al ministerio dejaron pasar a ver la obra. Dijeron que no era posible por un tema cultural de los trabajadores chinos y no pudimos constatar las condiciones en las que vivían los extranjeros”. No obstante, el dirigente consignó que “sabemos de casos de accidentes laborales, de siniestros de tránsito y de un caso de un trabajador que sufrió un infarto. Ni siquiera tienen cédula y ese es un error grande que tiene el ministerio. No han cobrado licencia, ni salario vacacional y no sabemos si tienen descanso”. Explicó que “la obra civil se hizo con más uruguayos. Pero ahora hacen el tendido de cables y levantan columnas con mayoría de extranjeros. Y denunciamos problemas de higiene y seguridad laboral porque hace unos días se cayeron tres torres sobre una camioneta. Si a esto le sumamos el problema del idioma, entonces se complica”.
INFORMALIDAD
Machuca denunció “alta informalidad en la construcción, porque muchas veces hablamos de tasas y el mejor sondeo es el bolsillo de una persona que tiene que trabajar por necesidad. Fuimos a una obra donde había argentinos indocumentados y quisimos denunciarlo, pero en el ministerio nos pidieron el nombre de la empresa, el cual no pudimos aportarlo porque no nos dejaron pasar; así como en otro caso que nos llegó de argentinos que dormían a la intemperie. Eso pasa en todo el país”. De acuerdo al sindicalista, “muchas veces dependiendo del gobierno, varían las condiciones laborales. Hoy las empresas aportan menos y ante una denuncia, pagan la mitad de la multa. Antes el BPS controlaba las planillas y ahora ya no controla más. Ambas decisiones fueron de este gobierno y permite la precarización laboral. Pero después se culpa al sindicato porque reclama”.