miércoles 29 de mayo, 2024
  • 8 am

Cooperativa de pescadores artesanales impulsa proyectos de acuicultura-ecoturismo para fortalecer sustento diario

Por Andrés Torterola
En 2008 se inició el proceso de formación de una cooperativa de pescadores, que finalmente se concretó una década más tarde. Ismael Sequeira, quien representa a esta sociedad, explicó en una entrevista con CAMBIO que se trata de una cooperativa de trabajo cuyos miembros tienen como objetivo desarrollar un proyecto de acuicultura y ecoturismo. Este proyecto tiene la intención de brindar una alternativa de sustento a los pescadores artesanales, dado el difícil panorama que enfrenta el sector. A pesar que las autoridades están mostrando una mayor tolerancia, persiste la preocupación de que se intente desplazar a los pescadores de sus áreas de trabajo, ya que se percibe un cambio de enfoque hacia criterios económicos diferentes.
ELIMINAR INTERMEDIACIÓN
La cooperativa de pescadores artesanales (COPEAR) establece en sus estatutos tres objetivos principales relacionados con el agua. En primer lugar, buscan continuar con la práctica de la pesca artesanal, la cual implica la captura de recursos naturales de río. Su objetivo es manipular estos recursos para agregarles valor, de modo que los productos resultantes puedan ser distribuidos directamente a la ciudadanía. De esta manera, se busca eliminar la intermediación que actualmente reduce las ganancias de los pescadores, incrementando así su margen de beneficio y haciendo más accesible el consumo de pescado para el público en general.
CULTIVO EXPERIMENTAL
La idea es llevar a cabo toda la cadena: desde la captura y manipulación hasta agregarle valor y hacer que llegue al consumidor final a un precio accesible. Se está implementando la idea a pequeña escala, añadió Sequeira. El segundo objetivo implica poner en práctica el proyecto de acuicultura, para lo cual se han capacitado en el cultivo de alevines y su manejo. En este sentido, se han establecido contactos con los técnicos de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (DINARA). La intención es llevar a cabo un cultivo experimental de tarariras, con la posibilidad de convertirlo en una empresa comercial viable. Los trabajadores confían en la viabilidad del proyecto, dado que la tararira tiene demanda tanto en Uruguay como en el extranjero.
PEQUEÑOS TAJAMARES
La tercera etapa de la cooperativa está alineada con un plan ecoturístico educativo. En este sentido, se pretende crear espacios para que las instituciones de adultos mayores y estudiantes de educación inicial puedan visitar los lugares donde se encuentran los pescadores y conocer de primera mano cómo se desarrolla su actividad. El lugar físico de la cooperativa ha sido cedido por la intendencia en el Parque del Lago. La idea es construir pequeños tajamares para que la ciudadanía pueda concurrir a pescar. Además, se planea contar con un pequeño restaurante en el lugar, donde se elaborará el producto de la pesca. Esta iniciativa se conoce como «pesque y pague» y se está llevando a cabo en muchas partes de Latinoamérica.