sábado 15 de junio, 2024
  • 8 am

¿Hay coalición republicana?

Cecilia Eguiluz
Por

Cecilia Eguiluz

77 opiniones

Por Cecilia Eguiuz
Hace años que muchos salteños se vienen realizando la misma pregunta, y la duda no surge solamente por las decisiones políticas equivocadas en las pasadas elecciones departamentales de 2020, cuando los candidatos blanco y colorado resolvieron no juntarse, o dar un paso al costado uno de ellos en beneficio de Salto, entregando finalmente el gobierno al Frente Amplio.
Ésta es una duda mucho más vieja, ¿se juntan o no se juntan?, ¿sale concertación?, o el hecho incontrastable de que votantes de un partido votaron a otro, porque tenía más chance de ganar la intendencia, sobre entendiendo que pertenecen al mismo bloque ideológico. O sea, más allá de los términos, o del momento electoral, la duda respecto a las decisiones que toma el sistema político están instaladas en Salto desde hace tiempo, pero también la certeza de la gente respecto a lo que no quiere.
En el año 2020, estando alejada de la actividad política, escribí un artículo de opinión que fue publicado en algunos medios incluso de la capital, lo titulé: “La nueva realidad. Del bipartidismo a la polarización entre dos bloques”, en ese momento hacía reflexiones sobre el mapa electoral nacional, pero siempre con los pies en Salto. Y voy a transcribir acá algo de lo que ponía hace cuatro años, porque lo entiendo vigente; “El ciudadano siempre tiene razón y él no es el problema, pueden haber fallas en las estructuras electorales, en la dirigencia, e incluso en el propio sistema que no logra adaptarse con rapidez a las necesidades del ciudadano y por lo tanto no otorga respuestas adecuadas, pero la gente siempre buscará las alternativas para hacer sentir su voz-voto.
A mi entender, desde hace un tiempo en Uruguay muchos votantes perciben que el país se dirige hacia un cambio en el mapa político, rompiendo con todas las estrategias o teorías formuladas únicamente en base a los resultados electorales. Los votantes se han desprendido del arraigo férreo a las divisas, han incorporado conceptos como el de “prestar el voto” o el del “voto útil” y todo eso debe ser analizado con cuidado. La soberanía proviene del pueblo y el dirigente político que no entiende las señales que el votante da, no entiende lo que quiere el soberano”.
Y siendo coherente con este pensamiento es que más allá de las diferencias que podamos tener entre sí los dirigentes políticos, la preparación, la capacidad de gestión o la experiencia, hay algo que es más importante que todos nosotros y es el bienestar del ciudadano que sin duda nos va marcando el camino. Por eso, el jueves pasado me senté con expectativa en la mesa de la coalición, entendiendo que estaba en el camino correcto, que es el que indica la ciudadanía. Estoy convencida que la Coalición Republicana Departamental, es lo que la mayoría de los salteños quiere y somos los que estamos en la actividad política quienes con humildad debemos acatar el clamor de la gente, dejando de lado nuestros intereses individuales o los egos de cada uno.
La construcción de esta coalición no se concretó con esa reunión que mencionamos, el proceso se inició hace meses y seguramente tendrá dificultades, chisporroteos y dolores de crecimiento. Pero esa reunión sí marcó un hito, porque estaban en la mesa las máximas autoridades del Partido Nacional, del Partido Colorado y de Cabildo Abierto, tanto a nivel nacional como departamental, y se hicieron compromisos que hay que honrar. Ahora hay que trabajar sabiendo que todos somos distintos, que vamos a competir entre nosotros, pero la ciudadanía tendrá una herramienta que le permitirá elegir dentro de un mismo lema entre tres fórmulas diferentes, sin que el voto haga peligrar que el bloque con el cual se identifican pierda la elección.