domingo 26 de mayo, 2024
  • 8 am

Policías destinados a custodia de víctimas en barrios marginados no tienen protección ni refugio

Por Andrés Torterola
La falta de disposición de las autoridades policiales para escuchar las preocupaciones de los trabajadores ha llevado a que muchos efectivos del Ministerio del Interior en Salto se vean obligados a obtener certificados médicos. Un miembro del sindicato expresó a CAMBIO que esta situación ha generado un sentimiento de desánimo entre los funcionarios debido a la falta de diálogo con los superiores.
REALIDAD COMPLEJA
Como consecuencia, los empleados han optado por buscar asesoramiento médico, y efectivamente, los profesionales de la salud mental les han otorgado licencias médicas debido al estrés experimentado. La situación de los efectivos policiales asignados a la custodia en los barrios Chinchurreta y Caballero ha generado preocupación y debate en la comunidad policial. Una fuente directa ha revelado detalles alarmantes sobre las condiciones en las que estos agentes realizan su labor, evidenciando una carencia significativa de recursos y protección.
AMBIENTE HOSTIL
Según la información proporcionada, los policías destinados a estas zonas carecen de un lugar adecuado donde resguardarse durante su servicio, así como de medidas de seguridad básicas para enfrentar posibles riesgos. Esta situación compromete tanto su integridad física como su capacidad para desempeñar efectivamente sus funciones de custodia y vigilancia en estas áreas sensibles. Además de la ausencia de refugio y protección, se destaca el prolongado período de horas que los agentes deben permanecer en estos lugares, a menudo en condiciones climáticas adversas y sin los recursos necesarios para mitigar los efectos del ambiente hostil. Esta prolongada exposición a situaciones de riesgo y precariedad no solo afecta el bienestar de los policías, sino que también puede incidir negativamente en su capacidad para mantener la seguridad y el orden en los barrios a los que están asignados, indicó el entrevistado.
RESPONSABILIDAD DE AUTORIDADES
La falta de condiciones adecuadas para la custodia en estos barrios marginados refleja una problemática estructural que requiere atención inmediata por parte de las autoridades competentes. Es fundamental garantizar la seguridad y el bienestar de los agentes encargados de velar por la protección de la comunidad, así como adoptar medidas efectivas para abordar las condiciones de vulnerabilidad en las que realizan su labor. Ante esta situación, integrantes del sindicato hacen un llamado urgente a las autoridades pertinentes para que tomen medidas concretas destinadas a mejorar las condiciones de trabajo de los policías en estos barrios marginados. La protección y el resguardo adecuados de quienes arriesgan su vida para mantener la seguridad pública son un imperativo moral y una responsabilidad indeclinable del Estado, concluyó.