sábado 22 de junio, 2024
  • 8 am

Negligencia y falta de empatía: usuarios denuncian precaria atención en emergencia del Hospital Salto

Por Andrés Torterola
Usuarios de salud pública vuelven a expresar su insatisfacción ante la atención recibida en la emergencia del Hospital Regional Salto. Uno de los casos recientes involucra a un paciente que, aquejado por fuertes dolores, se vio obligado a regresar a su hogar después de esperar durante varias horas en la sala de emergencias, mientras sus familiares aguardaban afuera, enfrentando las inclemencias del clima, particularmente las bajas temperaturas que caracterizan esta época del año.
MEJORA DE PROCESOS
Según el relato de uno de los usuarios a CAMBIO, tras haber sido admitido para una evaluación rápida, el paciente recibió un diagnóstico que descartaba la posibilidad de apendicitis. Sin embargo, a pesar de la espera prolongada, no fue atendido en profundidad. El individuo decidió auto-medicarse y retornar a su domicilio, resignado y desilusionado por la falta de celeridad y calidad en la atención médica recibida. La indignación manifestada por el paciente, compartida por otros usuarios de la salud pública, refleja una percepción generalizada que la atención en el hospital está lejos de cumplir con los estándares de calidad y respeto que se esperan en un servicio de salud. Esta situación pone de manifiesto la urgente necesidad de mejorar los procesos y recursos en la atención de emergencias, así como de fortalecer la comunicación y el trato humano hacia los pacientes y sus familias.
INDIGNACIÓN
La situación más alarmante tuvo lugar con un ciudadano de 83 años, oriundo de Cerros de Vera, cuya condición de salud ameritó su internación. Sin embargo, lo que debería haber sido un momento de atención y cuidado se convirtió en un episodio de ansiedad para él y su familia. A pesar de la avanzada edad del paciente y su necesidad de apoyo emocional, se les negó a sus familiares el acceso a la sala donde estaba siendo atendido, obligándolos a esperar afuera del hospital, expuestos a las inclemencias del tiempo, con la temperatura rondando los 6 grados. La indignación de los familiares alcanzó su punto máximo cuando, al expresar su legítimo reclamo por la falta de acceso, un funcionario del hospital respondió que debían seguir las normas impuestas, insinuando una especie de «régimen militar» dentro del establecimiento. Este trato inhumano y carente de empatía evidencia una clara negligencia en el cuidado de los pacientes y sus seres queridos, agregó la persona que se comunicó con CAMBIO.
SIN ACCESO A LA INFORMACIÓN
DEL PACIENTE
La situación se agrava aún más al considerar que, mientras se les negaba el acceso a los familiares, sí se permitió la presencia de una funcionaria de una empresa de cuidados, creando una brecha injustificable en el tratamiento y el acceso a la información sobre el estado del paciente. Es necesaria una intervención urgente por parte de las autoridades hospitalarias para rectificar esta situación inaceptable. Los pacientes, especialmente aquellos en situaciones vulnerables como los adultos mayores, merecen ser tratados con dignidad y respeto, lo que incluye el derecho fundamental de tener a sus seres queridos cerca en momentos difíciles, concluyó.