lunes 17 de junio, 2024
  • 8 am

EEUU desplazó a China como principal importador de carne uruguaya

En mayo, Estados Unidos superó a China como el principal importador de carne de Uruguay, marcando un cambio significativo en el comercio exterior del sector cárnico uruguayo.
Según datos del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Estados Unidos compró carne vacuna por un valor de 47,87 millones de dólares, lo que representa un 18,8% más que el monto importado por China, que fue de 40,28 millones de dólares. Este hecho no ocurría desde junio de 2020.
La situación de China como principal cliente de carne uruguaya se vio comprometida el mes pasado, casi perdiendo también el segundo lugar frente a la Unión Europea, cuyas importaciones alcanzaron los 39,96 millones de dólares, quedando menos de un 1% por debajo del gigante asiático.
Las exportaciones de carne vacuna a China alcanzaron las 12.633 toneladas en mayo, la cifra más baja desde febrero de 2020, cuando la pandemia de Covid-19 comenzó a alterar el comercio mundial.
En comparación con mayo del año anterior, las exportaciones a China fueron un 43,5% menores.
Tanto en febrero como en junio de 2020, Estados Unidos superó a China en importaciones de carne uruguaya, pero esas fueron situaciones aisladas en un contexto de incertidumbre por la pandemia.
En la actualidad, China ha relegado a Uruguay como proveedor y la tendencia de precios a la baja no ha cesado desde mediados de 2022.
Mientras tanto, Estados Unidos ha incrementado su demanda debido a dificultades en su producción interna, presentando una oportunidad para que la industria local capte mejores precios.
En los primeros cinco meses de 2024, Uruguay exportó 83.880 toneladas de carne vacuna a China, un 27% menos que el año anterior y casi la mitad que en 2022.
En el mismo periodo, los envíos a Estados Unidos crecieron un 66%, alcanzando las 58.507 toneladas, cumpliendo casi el 60% del cupo con ventajas arancelarias en ese país.
El precio promedio de la carne exportada a China fue de 3.189 dólares por tonelada, el más bajo desde diciembre de 2020. En contraste, Estados Unidos pagó un promedio de 4.122 dólares por tonelada, el valor más alto de 2024.
Hace un año, la brecha de precio entre China y Estados Unidos era de 350 dólares a favor de Estados Unidos, y en el último mes, esta diferencia aumentó a casi 950 dólares.