viernes 19 de julio, 2024
  • 8 am

Intendencia exhorta retirar cartelería política de la calle o aplicará sanciones

La Intendencia de Salto recuerda a los responsables de las distintas agrupaciones políticas que deben retirar de la vía pública los carteles, pasacalles, avisos, afiches y demás elementos de propaganda relacionados con el pasado acto eleccionario, así como los elementos utilizados para su fijación. Esta cartelería no solo altera significativamente el aspecto de calles, veredas, monumentos y espacios públicos, sino que también puede llegar a causar riesgos en el tránsito, a personas o bienes.
SANCIONES
Se ha establecido un plazo hasta el viernes 5 de julio de 2024 para completar esta tarea. En caso de que el retiro no se realice dentro del plazo indicado, la Intendencia procederá a retirar los elementos, reservándose el derecho de trasladar a los responsables los costos que ocasione la tarea. Además, el incumplimiento de esta normativa habilitará la negativa a futuras solicitudes de las agrupaciones o particulares infractores. Cabe señala que es importante la cantidad de carteles que se ha colocado en distintos espacios públicos y para evitar eso se ha presentado ante la Junta Departamental un proyecto que prohíbe para futuras instancias estas acciones, sin embargo ni siquiera ha sido tratado por los ediles que integran la Comisión de Legislación.
CONTAMINACIÓN AMBIENTAL
Y VISUAL
Este proyecto busca evitar la contaminación visual y ambiental que generan estos elementos, promoviendo formas más amigables y responsables de hacer política. Es clave evitar que las calles se vean inundadas de cartelería, desencadenando una innecesaria «guerra» por columnas, árboles y demás elementos físicos de la vía pública. La proliferación de cartelería plástica durante las campañas electorales genera un impacto ambiental negativo, contaminando la visual y utilizando materiales perjudiciales.
La cartelería política en la vía pública no sólo desvirtúa el paisaje urbano y ensucian, sino que también generan conflictos y rivalidades entre militantes. La adopción de formas de comunicación más respetuosas fortalece los principios democráticos y contribuye a un clima de convivencia armoniosa.