domingo 21 de julio, 2024
  • 8 am

Qué se aconseja comer para ganar en energía y tener una alimentación saludable en épocas de olas de frío

Dadas las temperaturas bajo cero registradas en los últimos días en Salto y la región, CAMBIO consultó a Débora Sotelo, nutricionista especializada en Psiconeuroinmunoendocrinología, para saber cuál es la alimentación que necesita el organismo en esta época del año.
DEMANDAS ENERGÉTICAS
Sotelo mencionó las demandas energéticas habituales: el mantenimiento básico de la vida o Gasto Metabólico Basal (funcionamiento y mantenimiento de estructuras como cerebro, respiración y otros). Es el mayor gasto que tenemos, constituyendo el 60% de la energía requerida para un día. En el movimiento; desde el simple deambular, hasta una actividad intensiva, dependiendo de la intensidad, será la demanda de combustible energético. En el procesamiento de lo que comemos.
Esta energía, es imprescindible para una adecuada utilización de los alimentos ingeridos. Y, simultáneamente gastamos energía, en la termorregulación, Cuando la temperatura externa, es menor a la interna, el cuerpo activará mecanismos que generen calor, a fin de evitar que la probable agresión por hipotermia, provoque daños que puedan ocasionar la no-continuidad de la vida.
ESTABLE FRENTE
AL FRÍO
Dado que la naturaleza humana es perfecta, en lugar de utilizar sus recursos energéticos “internos” como el glucógeno o el tejido adiposo (grasa corporal), además de la protección externa que le puede dar el abrigo, produce, instintivamente, mediante la estimulación de la ghrelina, una hormona de secreción predominantemente gástrica, la sensación de hambre.
En otras palabras, se activa el mecanismo del hambre, para que le demos al cuerpo, comida/energía que le permita mantenerse estable frente al frío que lo afecta.
El aumento calórico y de alimentos energéticos, solo se hace imprescindible en situaciones de estar directamente expuestos al frío intenso, realizar actividades al aire libre durante períodos de tiempo prolongados, en atletas, trabajadores rurales, serenos que permanecen fuera de los establecimientos, u otras personas en condiciones de vulnerabilidad.
GENERADOR DE DEFENSAS
En tales situaciones, les será útil incrementar alimentos que combinen temperatura elevada (comida caliente) y nutrientes energéticos, como lentejas, porotos, pescados grasos, cereales, aceites, frutos secos, semillas oleaginosas (girasol, zapallo, entre otras), palta, aceitunas, a fin de contribuir al balance de reservas internas y aporte externo. No obstante, es importante diferenciar, la necesidad de consumir alimentos calientes, con aumentar calorías. Para el estilo de vida del promedio de la población uruguaya, bastará con calentar los alimentos a consumir, permitiendo que el organismo active sus mecanismos propios, tan necesarios para lograr el óptimo desempeño del sistema inmune, generador de defensas orgánicas naturales. Y, si tenemos acceso a calefacción, el incremento calórico, es, absolutamente innecesario, ya que la termorregulación se encuentra externamente favorecida.