martes 5 de marzo, 2024
  • 8 am

«Hay diferencias entre establecimientos pero hay un patrón general de la resistencia antihelmíntica»

La parasitosis interna es un problema recurrente en la producción ovina, en años con mayor o menor incidencia, dependiendo de la situación climática. El Dr. Daniel Castells, asesor privado y ex técnico del Secretariado Uruguayo de la Lana, ha señalado que está problemática es algo «intrínseco» a nuestro clima y sistemas de producción y teniendo en cuenta que es algo que no se puede erradicar «no hay ninguna teoría en ese sentido» por lo que «va a estar siempre presente».
Para la superpoblación de parasitosis internas, que generan pérdidas en la producción, los productores trabajan con la aplicación de productos químicos que en algunos casos se ha generado resistencia ante los mismos por los parásitos. El caso más emblemático en el ovino es la resistencia del Haemonchus Contotus a las latonas macrocíclicas.
En este sentido el especialista señaló que «hay como un padrón general en cuanto a la resistencia». Por lo que puso en duda aquella premisa de que «cada establecimiento es diferente o un mundo en particular», si bien reconoció que existen diferencias, en este tema remarcó que «hay un patrón general de la resistencia antihelmíntica» y la misma «se da por el parásito».
Castells explicó que el productor puede realizar «un manejo muy diferente en el uso de los antihelmínticos y la frecuencia de tratamiento, pero hay algo que gobierna un poquito por encima de eso y está referido a la estructura genética del parásito». Si bien reconoció que el manejo diferencial puede retrasar la aparición de la resistencia, resaltó que está siempre aparece.
«Se da por una mutación del parásito» dijo el veterinario quien señaló que dependiendo del tipo de parásito, él ambiente y la frecuencia con la cual realice su mutación, «es que el parásito desarrolla con mayor facilidad o con menor facilidad la resistencia al antihelmíntico, y eso es lo que gobierna por encima, ese cambio espontaneo en el parásito».
El ejemplo más claro y concreto a la resistencia antihelmíntica es «la resistencia a las Ivermectinas, el Haemonchus Contortus del ovino ha desarrollado una resistencia foribunda y rapidísima, en cambio el resto de los nematodos intestinales, trichostongylus, nematudirus, el resto de los parásitos casi no han desarrollado resistencia» dijo Castells.
El especialista remarcó que «todas las recomendaciones que se hacen, de ser estratégicos en el uso de las drogas, etc., mantiene la vigencia, eso es así», sin embargo señaló que esto solo podrá retrasar la aparición de la resistencia «pero no podes evitarlo» sentenció.
El Dr. Daniel Castells dijo «imaginemos que hay un establecimiento que está libre porque no ha usado nunca Ivermectina, por ejemplo, entonces yo desafiaría a aplicar todas las mejores medidas para tratar de evitar que el Haemonchus desarrolle resistencia y muy posiblemente más tarde pero la resistencia se va a dar», en cambio sí «agarro otro establecimiento y ahora voy a hacer todo lo mal que pueda para tratar de desarrollar resistencia de los intestinales, y capaz que no lo logro, lo que trato de explicar es que hay algo que gobierna por encima, eso no quiere decir que nosotros no tengamos que hacer las cosas bien».
Sarna ovina
Respecto a otras problemáticas como el caso de la sarna ovina y el piojo, Castells dijo que «con la sarna no se puede convivir, porque si un productor tiene sarna y después la soluciona más o menos y después le vuelve y le vuelve, va a dejar la oveja». El profesional remarcó que «cuando tenés sarna, tenés que tirarle a matar con todas las medidas que tengas y hay que tirar a erradicarla», por lo que destacó la importancia de los técnicos particulares y del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca en el control y erradicación de la zona en general «para que no te vuelva a entrar, no se puede andar con chiquitas con la sarna».
El Dr. Castells recordó que durante su trabajo en el SUL, ingresaron animales con sarna al predio en Cerro Colorado, «no voy a inhibirme en decirlo, pero ahí le tiramos a matar con inyectables, pero bien aplicados, y siempre que hacemos las cosas bien, nos ha ido muy bien. Y siempre que he visto que las cosas se hacen más o menos, ha ido mal, o sea no hay un camino intermedio, o te va bien o te va mal, y para que te vaya bien tenes que hacer todo muy bien».
Piojo
En el caso del piojo, Castells señaló que la realidad a nivel productivo es diferente, «hay gente que medio convive con pequeñas poblaciones de piojos y las controla». Para su combate Castells señaló que «hay atacarlo inmediato a la esquila que es cuando hay menos piojos».
El especialista señaló que «cuando tenes piojera y aplicas un producto, ves la eficacia porque ves la cantidad de piojos muertos y te parece que estás teniendo flor de estrategia» sin embargo explicó que la mejor estrategia «es cuando hay menos piojos, porque lo que importa no es cuantos matas sino cuantos te quedan vivos, y eso es inmediato a la esquila».