Domingo 16 de febrero, 2020
  • 8 am

Un Solo Uruguay comprometió su apoyo al nuevo gobierno ayer en Durazno

Diario

Con un marco de público inferior al registrado en los dos primeros años del movimiento, Un Solo Uruguay realizó ayer un nuevo encuentro en Durazno, remarcando ese día tan especial en el que se ha convertido el 23 de enero, luego del 2018, donde el grupo de ciudadanos autoconvocados registró su máxima expresión de rebeldía, reclamando cambios y planteando en su momento cortes de ruta y hasta desabastecimiento de la capital y el este del país.
En la jornada de ayer y ante un período de transición, con un gobierno actual a punto de entregar el mando el próximo 1 de marzo y un gobierno electo que aún no asumió, la convocatoria y la proclama leída por la Sra. Virginia Vaz, productora de Cerro Largo, se posicionó en marcar el desprecio con el cual se trató al movimiento por el actual gobierno y se comprometió el apoyo a trabajar en pos del país al próximo gobierno, aunque se marcó un mensaje respecto a la suba de las tarifas ya anunciada por el gobierno electo.
“Nada podemos esperar si no es de nosotros mismos”. Esta frase del Prócer dio inicio a la lectura de la proclama, donde la productora dijo que la misma “nos redobla el compromiso, como ciudadanos, de trabajar por los cambios necesarios, para construir ese país que soñamos”.
En su comienzo la proclama resalta el compromiso del gobierno electo de derogar la obligatoriedad de Ley de Inclusión Financiera, así como también insta a continuar trabajando por los cambios que se expresó en las urnas, como consecuencia “de un gobierno que no entendió ese reclamo, el del país que trabaja, el de los que todos los días se levantan a ponerle el hombro al país”.
“Priorizar la libertad hace necesario modificar y derogar normas, leyes y reglamentaciones que atentan contra la misma. En este sentido, la derogación de la ley de prensa, del sistema de control de transporte de carga, la modificación ideológica que conlleva los planes de uso de suelo o la obligatoriedad de la facturación electrónica. Todos procesos con un discurso políticamente agradable pero que coartan la libertad de los uruguayos y en general solo le ha ocasionado mayores costos y limitaciones a la hora de emprender”.
El tema infraestructura, camineria, estuvo en la proclama desde sus comienzos. En este sentido se recordó que mediante el eslogan “un país, una patente” y el verso de la “equidad”, se generó un incremento en los costos de vida de la gente del interior, “por traslados permanentes sobre caminos deshechos que ocasionan un deterioro prematuro de los medios de locomoción y un constante mantenimiento, y por si fuese poco, obligados a pagar el mismo monto por la patente, que aquellos que jamás pisan barro, piedras ni pozos”.
En este tramo de una proclama que llevó más de 30 minutos de lectura, el movimiento reclamo por “subsidios a la ineficiencia de la intendencia capitalina y de alguna sociedad anónima, incluso a aquellos que jamás pisaron la capital y que dependen del gasoil para trabajar, transportar y producir”, haciendo referencia al aporte que se realiza a través de la compra de gasoil para subsidiar el boleto en la capital del país.
Se remarcó además que “las relaciones laborales son dictadas por una cúpula sindical y por un ministerio instalados en el centro de Montevideo, con un enorme desconocimiento de la realidad que además de generar perjuicios, le impide a los trabajadores del interior participar democráticamente y decidir sus destinos”.
En el marco de la proclama, se señaló lo ya marcado anteriormente en otras proclamas, “sin bajar el costo país se hace cuesta arriba cualquier producción, sin eliminar los gastos superfluos no hay forma de abaratar la alta carga del estado, bajar el déficit fiscal y volvernos competitivos.
En este sentido, más adelante, se enumeraron una serie de gastos del Estado considerados “ridículos” por parte del movimiento, como “el alquiler de 2 arbolitos de navidad por 48 mil pesos, o la contratación de un servicio de catering para 600 personas a razón de 15 mil pesos por comensal”.
Así como también existe, según mencionaron, “una lista interminable, organismo por organismo que todos la podemos ver en la página de Agencia de Compras y Contrataciones del Estado”, en este sentido le aseguraron al gobierno electo que “la suma solo de lo ridículo es mucho mayor que los 400 millones de dólares que aparentemente significarán el no aumento de tarifas”.
En el acto del 2018, uno de los temas que se trato largamente en los medios de comunicación posteriormente, fue el cuestionamiento que se realizó por parte del movimiento a datos publicados por el Instituto Nacional de Estadísticas, en este caso Un Solo Uruguay fue aún más incisivo en sus apreciaciones y dijo en su proclama “no conocemos la verdadera dimensión del endeudamiento ni sabemos cuál es el PBI real, por lo tanto todos los demás indicadores que parten de esas cifras pueden ser incorrectos”.
Ante esta situación apoyaron la decisión del gobierno electo de realizar auditorias en todos los organismos del Estado y al mismo tiempo advirtieron que este “mecanismo que debería implementarse de carácter permanente y no circunstancial”.
En resumen, el movimiento dijo que se necesita “gobernantes nacionales y locales” que “gobiernen en clave de producción y desarrollo y dejen de tener el centro de su tarea en definir cómo gastar la plata de todos”.
Señalarón que nuestro país se ha convertido en un relato de “puros titulares sin contenido”. En este sentido enumeraron una serie de contradiccionestales como: “Uruguay natural pero con cianobacterias. País de primera pero con aumento de los asentamientos. País productivo pero cada vez con menos productores. Uruguay XXI pero con infraestructura de cuarta y que expulsa a sus jóvenes al exterior en busca de un futuro. Producción sustentable que no logra mantener las fuentes de trabajo y va perdiendo sectores enteros de la economía. Trazabilidad ganadera que permite el robo de ganado y que sea vendido a los mismos frigoríficos y mataderos sin detectar el abigeato.
En el tema seguridad, el movimiento reclamo un cambio “en el código penal, donde un abigeato no sea menos importante que el robo de unos bizcochos, donde el abuso infantil sea condenado de la manera más dura, donde la corrupción pública sea imperdonable. La pena debe ser por el delito cometido y no un intento de persuasión del mismo”.
Además se solicitó volver “a la policía de cercanía, volver a que el estado ocupe los espacios a través de las comisarías y destacamentos, con presencia policial permanente, aportaría una solución”.
En este sentido se reconoció que “los policías también son presa de los delincuentes” por lo que reclamó un cambio necesario en los “sistemas de patrullaje y de presencia de más efectivos, pero es fundamental que exista un respaldo explícito y contundente a la actuación policial”.
La proclama finalizó señalando que el movimiento no organizó este evento en Durazno para “reclamarle al nuevo gobierno”. De acuerdo a lo expuesto en la proclama “venimos a decir que en este camino nos van a encontrar para apoyar y para aportar a los cambios necesarios, muchos de los cuales son lo que la gente eligió en las urnas”.