sábado 26 de noviembre, 2022
  • 8 am

Salto campeón nacional de OFI hace cinco años

Hace cinco años en aquella noche del domingo 26 de abril del 2015 en Pan de Azúcar, Salto volvía después de 36 años a ser campeón nacional en mayores. En definición por penales el equipo dirigido por Ramón Rivas logró el título máximo que se puede pretender a nivel de OFI.
Ayer se cumplieron cinco años del último título trascendente del fútbol salteño en mayores, que se sumó a los de sub 15 y sub 18, que se los denominó la “triple corona”. Recordamos aquella gesta con personas que fueron parte en distintas funciones: Luis Arreseigor (presidente de la Liga), Carlos ribero (Preparador físic) y Elbio Conti (jugador).
Arreseigor (pdte.) “La llegada a Salto fue muy emocionante”
“Todo comenzó el año anterior en 2014, Ramón (Rivas) presentó un proyecto muy ambicioso, todo parte de fue un mismo proceso en el que se trabajó muy bien y los del primer año son campeones también. Fue en ese año en que perdimos las dos finales, en sub 18 y mayores en el Dickinson que nos dolió bastante, cuando estábamos saliendo del estadio los sponsor ya me estaban llamando para decirnos que nos iban a seguir apoyando al año siguiente, ese fue un gran espaldarazo para continuar. El día siguiente, lunes a la mañana me llamó Eduardo Supparo que estaba junto a mi en cuerpo de neutrales y me dijo para reunirnos a la noche, ahí ya empezamos a pensar en el año siguiente, afinando detalles.
En 2014 se ganaron todos los partidos y perdimos la final con Tacuarembó en el Dickisnon, tuvimos el apoyo de la Intendencia con alojamientos y la logística, podíamos viajar antes, Ramón Rivas no dejaba detalle al azar. En 2015 fue menor el apoyo y se pudo alcanzar el objetivo, ese año eramos una cosa sola, dirigentes, cuerpo técnico y jugadores. Por la experiencia anterior nunca nos confiamos de que en esa segunda oportunidad se iba a lograr el título.
La llegada a Salto fue una de las cosa más lindas que vivimos, ver en cuatro bobas esa cantidad de gente esperándonos, después en la caravana cuando pasábamos por las escuelas y los niños salían a saludarnos fue muy emocionante. Ojalá toda esa gente acompañara a la selección, sería otra cosa, la selección necesita del público.
Sin olvidarme de las categorías sub 15 y sub 18 que fueron campeones también ese año, recordar a dirigentes que fueron muy importantes como Walter Martínez, Eduardo Colient, Carlos Anchoirena, Enzo Paique, Miguel Da Silva entre otros que colaboraron, lo que nos permitió enfocarnos a nosotros más con la mayor porque sabíamos que en juveniles estábamos bien cubiertos. Además de Jorge Noboa y su familia que apoyaron con la logística en sub 15 y sub 18”.
Conti (JUGADOR): “Me eriza la piel recordar la caravana”
“A medida que iban pasando las fases y el grupo se iba consolidando cada vez más en los “mata mata”, el rival más completo que nos tocó fue Cerro Largo en semi finales que les ganamos por penales, ese fue un antes y después, antes habíamos eliminado a Tacuarembó que era el último campeón. La final fue muy dura, hacía muchos años que Salto no lograba ese título, haber perdido la final el año anterior, eso pesaba, una cancha y su entorno complicados, los nervios y ansiedad estaban por la triple corona junto a los títulos de juveniles , el rival fue duro (Maldonado Interior), lo importante es que terminó con final feliz.
La clave fue el grupo por sobre todo, el orden que había en todos los aspectos, lo disciplinario, las concentraciones que priorizaban Ramón Rivas y su cuerpo técnico, en todos aspectos de la vida con ese orden estás más cerca de logar cosas. No era un plantel amplio pero al que le tocaba entrar en momentos claves aunque eran pocos minutos lo hacía de buena forma.
Me eriza la piel al recordar lo que fue el recibimiento de la gente en Salto, no tiene comparación a lo que mis compañeros y yo habíamos vivido antes, no esperábamos algo así, creo que la gente está urgida de alegrías así y aunque la gente de Salto es fría, no alienta y ese día nos esperó para hacer caravana, bajar calle Uruguay, pasar por escuelas, liceos, que salían a saludarnos y al llegar al Dickinson estaba cerrado sino la gente quería seguir festejando. Lo más parecido en lo personal fue lo que viví en Nacional, por la cantidad de años que hacían sin ser campeón pero esto fue lo máximo que se puede aspirar, ser campeón con la selección en fútbol amateur, es como ser campeón del mundo a nivel profesional, capaz los salteños se olvidan pero solo dos títulos tiene Salto, entrar al estadio y verte en la foto no tiene precio”.