Jueves 16 de julio, 2020
  • 8 am

“Al narcotráfico le vamos a dar con un fierro, no vamos a permitir que sigan matando a los gurises”

Por Julio Aguirrezábal

El Dr. Jorge Larrañaga arribó a Salto para inaugurar el nuevo Centro de Comando Unificado en Jefatura de Policía de Salto, que habilitó 49 cámaras de última generación que incluye tecnología para la visualización de matrículas. Estás cámaras están ubicadas en lugares estratégicos y en total llegarán a las 200. Acompañado por el Jefe de Policía de Salto, -Carlos Ayuto Cabrera-, el secretario de Estado visitó CAMBIO, en forma exclusiva, para hablar acerca de las acciones que desde el Ministerio del Interior imparte para luchar contra la inseguridad. Larrañaga habló de varios temas, pero enfatizó que dará dura batalla al narcotráfico y dijo que aunque haya recibido amenazas de muerte, tanto al narcotráfico grande como al narcomenudeo se les terminó la impunidad.


-Usted siempre fue ejecutivo, de hecho fue intendente de Paysandú con solo 32 años. Antes de ganar la elección el Partido Nacional, la gente ya pensaba que usted tenía que ser Ministro del Interior. ¿Usted sentía ese clamor?

-Lo que pasa que tuvimos una exposición muy alta con relación a la campaña plebiscitaria de Vivir Sin Miedo por la reforma constitucional que tuvo un respaldo muy alto y eso de alguna forma nos posicionó en la opinión pública. Fue un resultado no querido que después se materializó cuando el Presidente de la República, unos días antes de la segunda vuelta, me insinúa la posibilidad de ser el Ministro del Interior y yo le dije que hablábamos después de ganar la elección ya que no es bueno repartir las achuras antes de carnear. Quedé prisionero de esa conversación que se materializó después de haber ganado las elecciones, donde era plenamente consciente que tenía la obligación de dar un paso adelante. De mi entorno y de mi familia nadie quería que asumiera el Ministerio del Interior.

Diario

-¿Lo sorprendió el ofrecimiento de Lacalle Pou?

No, no me sorprendió, pero tampoco era algo que motivara mi desvelo. Yo sabía que era y es un fierro incandescente.

-¿Este fierro es el más caliente que agarró en su vida política?

Sin dudas. Ser intendente de Paysandú fue para mí un desafío notable, pero pude domesticar ese bagual que era la Intendencia de Paysandú y pude manejarla en función de mi criterio con un equipo de gente llevando adelante una tarea de muchas respuestas y de trabajo que me permitieron dar respuestas a la gestión pública desde el hacer y no solo desde el hablar. Pero mucho más difícil es el Ministerio del Interior, donde hemos vivido estos 80 días a razón de días de 48 horas.

-Siguiendo con los términos campestres ¿La Policía era un bagual con la manea puesta?

Sin dudas. Teníamos y tenemos una Policía maniatada, que ha perdido jerarquía a lo largo de los años por la falta de resultados, que ha perdido profesionalidad por falta de adiestramiento y porque realmente se aflojaron los controles en la preparación policial y se metió la política en medio del funcionamiento del Ministerio del Interior en lugar de buscar la profesionalización y capacitación. Estamos en una tarea en donde hay una orden de que todos los Policías pasen a adiestramiento de instrucción, capacitación en manejo, capacitación en una cantidad de tareas en donde en muchas ocasiones se advierte civiles con uniformes.

-¿Qué le pide el Policía?

Pide respaldo, pide más adiestramiento y capacitación y yo creo que eso va a generar un mejor perfilamiento en cuanto al Policía vocacional. El cuerpo policial terminó siendo un lugar donde poder ganar un salario, se ha perdido aquella tradición del policía de vocación, que el abuelo o el padre había sido policía y había mamado en su hogar esa tarea de guardia civil y por múltiples factores se fue perdiendo. La capacidad de investigar, la capacidad de prevenir, esa desconfianza que muchas veces el FA generó como que la Policía era una suerte de instrumento que terminaba reprimiendo.

LA OCUPACIÓN NO ES UN DERECHO,

POR TANTO NO LO VAMOS A PERMITIR


-Se viene discutiendo en el ámbito sindical el tema de las ocupaciones como parte del derecho a huelga. El propio Fernando Pereira, secretario del PIT-CNT, ha dicho que no van permitir que se prohíban las ocupaciones y que si tienen que violentarse lo harán, y que todo el gobierno ya lo sabe. ¿Cuál es su posición ante la eventualidad de ocupaciones sindicales?

La ocupación no es una extensión del derecho de huelga. Aquí hay dos principios que están protegidos por la Constitución, el derecho de huelga y el derecho de propiedad; entonces si está penalizada la ocupación del lugar de trabajo el Ministerio del Interior va a tener que intervenir para desocupar esos lugares. La huelga es un derecho a preservar consagrada en la Constitución Nacional y todos los uruguayos respetamos, pero también hay que respetar el derecho de propiedad y el derecho de propiedad colide con la ocupación.

-Por tanto la Policía va a tener que reprimir las ocupaciones. El FA siempre asoció la palabra represión con la dictadura y eso lo ha inculcado en la sociedad.

Por eso tenemos esa antinomia que se genera desde ciertos sectores de la población contra la Policía. Donde es fácil que en algunos barrios se le falte el respeto a la Policía, se le arroje piedras a los patrulleros, lo cual es muy malo. La Policía es representante de la autoridad y debe ser respetada, porque es la autorizada a portar las armas para defender a la gente en sus derechos fundamentales. En eso va nuestra tarea, volver a legitimar a la Policía frente a la sociedad; no es posible que haya barrios cerrados en cualquier parte del país a que ingrese la Policía en cualquier momento.

¿Quedan lugares donde la Policía todavía no puede entrar?

Nosotros podemos decir con toda claridad que la Policía entra a todos lados y estamos ingresando a todos lados en todo el país. No hay otra opción, es la aplicación de la Ley, es para proteger a los vecinos que son víctimas de delincuentes que se escudan atrás de niños, mujeres y personas mayores para hacer una serie de reclamos que son inauditos. Por eso pretendemos ejercer la autoridad en el marco de la Constitución y la Ley, porque eso es lo que la gente está reclamando. Con mano firme y justa nosotros decimos se terminó la impunidad. Hacía allí va a estar direccionada nuestra gestión.

-Su gran propuesta fue la Policía Militarizada, cuyo plebiscito no se aprobó. ¿Maneja alguna medida alternativa?

Vamos a llevar adelante un perfeccionamiento, adiestramiento, capacitación e incremento del número de la Guardia Republicana, de manera que esta fuerza sea nacional y tenga destacamentos en todo el país. Creemos que en ese marco vamos a tener un mayor impacto en aquellas políticas generando una división de Seguridad Rural en el interior, donde se va a aplicar la APP-911 que está geo referenciada y que automáticamente quién recurre tiene prioridad y la Policía va a saber exactamente desde donde se está dando esa alerta. También vamos a impulsar un 0800 para las denuncias y vamos a reforzar el apoyo a las Jefaturas en el interior con nuevos equipamientos, nuevos vehículos, para que se tenga posibilidad de llegar a todos lados.

TENEMOS VEHÍCULOS QUE SON CHATARRAS

Y DESTACAMENTOS RURALES QUE SON TAPERAS


-¿Se ha dicho que hay vehículos de la Policía que están atados con alambres? ¿Tan grave es la situación?

-Es así. Hay atados con alambre y algunos son chatarras que no sirven más que para proveer alguna pieza a algún otro vehículo. Vamos a comenzar un sistema donde los vehículos se deberán utilizar hasta 70 mil kilómetros o año y medio y el proveedor va a tener que dar una unidad nueva 0 km para cambiarla por esa unidad con 70 mil kilómetros, procurando tener siempre flota nueva. Es la forma de lograr que las Jefaturas tengan un parque automotriz en mejores condiciones. Queremos también incorporar drones con visión nocturna y sensores térmicos, que nos ayude a luchar con más eficacia contra el abigeato. Hay miles de personas que viven en una completa inseguridad rural, con un policía a 100 kilómetros que a veces tiene una moto o no tiene móvil. Se ha despreciado a los destacamentos de campaña y muchos se han transformado en taperas. Tenemos cientos de padrones inmobiliarios pertenecientes al Ministerio del Interior que no sabemos quienes los explotan, de ahí tiene que salir un beneficio para la población. Vamos a permitir las Comisiones de Apoyo que trabajen en coordinación con el Jefe de Policía, porque hay mucha gente que está interesada en colaborar y para eso tiene que haber una corriente de confianza entre el vecino y la Policía.

-En Salto, -antes de su asunción-, se cerró una “boca” de venta de drogas que funcionaba hace décadas. Todos sabían dónde estaba y quienes eran, pero nunca se había hecho nada. ¿Por qué se demora tanto en ese tipo de acciones?

Al narcotráfico grande y al narcomenudeo le vamos a dar con un fierro. Esa es la orden que hemos impartido y en esa línea se va a tener que actuar. No pueden seguir matando a nuestros gurises y no lo vamos a permitir bajo ningún punto de vista y los que se demoren en esos procedimientos, yo me voy a enterar y ahí se va a poner brava la cosa.

-Se dice que hay narcos presos que dirigen las “bocas” de droga desde la cárcel.

Que la cárcel termine siendo una especie de universidad del delito es muy cierto. Tenemos una situación muy mala en las cárceles de Uruguay. Hemos recibido un sistema carcelario hecho pedazos, con graves violaciones a los derechos humanos, con hacinamiento carcelario y con condiciones muy jodidas para quienes ingresan. Nosotros teníamos planificado mostrar las cárceles allá por el 15 de marzo, cuando tomamos el gobierno, pero el 13 llegó la pandemia y no pudimos, y no podemos hacerlo ahora. Queremos abrir las cárceles para que la sociedad vea lo que recibimos, porque lo que pasa en las cárceles pasa en los barrios. Estamos haciendo lo que podemos y procuramos mejorar las condiciones de los presos y su alimentación. Hemos suprimido alguna situación de calabozo que había en el Penal de Libertad y estamos procurando que muchas cosas puedan mejorar, pero no nos da el presupuesto porque ya hemos superado los 12 mil presos y es una situación preocupante por la desvalorización de la vida que hay dentro de las cárceles.

LA POLICÍA PRECISA EN FORMA URGENTE LA MODIFICACIÓN CONSTITUCIONAL DE LA PROHIBICIÓN DE LOS ALLANAMIENTOS NOCTURNOS


-Le voy a nombrar algunos temas y espero su opinión. Atentado con explosivos, guardaespaldas, y familia.

-El atentado con explosivos contra la Brigada Antidrogas es un hecho gravísimo y estamos investigando. Tenemos algunas líneas y no es ajeno a nuestra decidida lucha contra el narcotráfico. Tenemos amenazas dirigidas contra nosotros, pero no nos hacen mella. Con respecto a la guardia personal, yo le pedí al Jefe de Policía de Salto, Carlos Ayuto, que no dispusiera de ningún operativo cuando yo llegara al aeropuerto y no traje la escolta como avanzada. Tengo escolta, porque hay que precaver la institución y también hay que cuidar a la familia. No me genera ningún tipo de miedo esa delincuencia, porque le vamos a dar de cualquier forma y nuestras instrucciones a las jefaturas es que le den con un caño a las “bocas” de drogas y estamos perfeccionando a la Brigada de Drogas. Si hay algo que la Policía realmente precisa en forma urgente es la modificación constitucional de la prohibición de los allanamientos nocturnos. ¡Es un absurdo! ¿Cuántas posibilidades podríamos tener hoy con allanamientos nocturnos si no estuviera la prohibición constitucional? Nos gustaría que se aprobara una Ley Constitucional que se plebiscitara, porque es una antigüedad de la Constitución de 1830. Que alguien me explique por qué el hogar es un sagrado inviolable solamente de noche y durante el día no, por tanto es un absurdo. Porque además basta que en una “boca” de venta de drogas pongan una cuna para decir que es un hogar y los abogados te ganan las acciones, por tanto sería un gran instrumento para la Policía.

LA POLICÍA TIENE UN AUSENTISMO

QUE ES MAYOR AL 30 %… ESO NO VA MÁS


-El ex Ministro Eduardo Bonomi anunció un helicóptero para Salto. ¿En qué quedó?

-El helicóptero era de la Unidad Aérea. Estuvo 5 días en Salto y luego se lo llevó la anterior administración. Nosotros ahora vamos a disponer la presencia de helicópteros para el interior que hagan operativos. Puede tener base acá o en otro departamento, que puedan sobrevolar junto con drones con visión nocturna para el combate contra el narcotráfico.

-En Salto hubo un robo dentro de la Jefatura, donde hubo faltante de elementos que eran parte de una incautación ¿Se sabe algo en el Ministerio del Interior sobre esto?

Eso está en Asuntos Internos. Estamos en conocimiento de ese hecho ocurrido en la administración anterior, nosotros no nos casamos con nadie, iremos hasta las últimas consecuencias. Le digo más, vamos a reformular Asuntos Internos teniendo una presencia muy fuerte, no para perseguir a nadie, pero sí para delimitar responsabilidades. Yo defiendo al buen policía, pero al policía que recurre a la avivada o la deshonestidad a eso lo quiero fuera de la Policía. Por eso, en otro orden, voy a ser muy contundente en el tema de las certificaciones médicas, hay un ausentismo que anda entorno del 30% y donde no es posible que algunos estén enfermos para portar el uniforme, pero no estén enfermos para hacer otra changa y cobrar el sueldo. Eso no va más.