sábado 28 de enero, 2023
  • 8 am

Tenemos los docentes un nuevo desafío

En este momento nos vemos abocados a reiniciar las clases presenciales en la enseñanza media. Debemos tomar medidas a los efectos de mantener las pautas sanitarias indicadas para tratar de que no haya hacinamiento en los salones, para tener un ambiente con óptimo nivel de desinfección.
Para que los alumnos conserven la distancia indicada nos vemos obligados a dividir algunos grupos numerosos dado que las aulas no permiten tener muchos alumnos manteniendo la distancia de 2 metros.
Además del problema edilicio existe otro tema pedagógico a solucionar. El profesor no va a dictar la misma clase dos veces, tendremos que hacer uso de conocimientos que han llegado para quedarse: La educación a distancia.
Los tres meses de suspensión de clases presenciales nos han generado grandes dificultades pero también nos han servido para enriquecer nuestra tarea educativa incluyendo tecnologías existentes que no se usaban y que resultarán de gran valor como complemento de la acción del docente.
Durante este período fue de gran valor el uso de zoom porque los alumnos deseaban tener un contacto, aunque fuera visual, con los profesores a quienes habían visto pocas veces durante 12 días. Fue muy útil también la plataforma Crea2 de Plan Ceibal así como correos electrónicos, videos Whatsapp etc.
Deseamos ahora que esos hábitos tan importantes no caigan en desuso. Pensamos que la misma clase presencial que el docente dará ahora a la mitad del grupo, deberá ser enviada mediante internet, a la otra mitad que no asistió, incluyendo la forma de evaluación empleada en el aula. Día a día se deberán ir rotando las dos mitades de los grupos para que todos tengan igual cantidad de clases presenciales.
En el futuro, cuando los grupos no estén divididos, al emplear esta metodología de trabajo posibilitará que no existan más las tan criticadas horas libres. El docente tendrá la obligación de enviar el tema a tratar previamente a los efectos de que el desarrollo del curso no se vea alterado. Será función de la dirección determinar si la tarea la realizan en el liceo o en su casa. Hacerla en el liceo tiene la ventaja que no hay necesidad de correr las horas a los profesores siguientes, que no siempre se puede realizar porque tienen actividades en otras instituciones.
Cada docente deberá en función de la asignatura que dicta, determinar que conceptos deberán trasmitirse presencialmente, especialmente aquellos que requieren brindarlos con una gran carga emocional, para lograr la motivación de los alumnos.
Si esta selección se realiza a conciencia se revalorizará enormemente el rol del docente como un excelente comunicador que trasmite con mucha energía, poniendo pasión por el conocimiento que desea divulgar.
La docencia presencial será siempre de vital importancia, los adolescentes necesitarán siempre de un docente que eduque con su imagen personal, que será un modelo de buenos hábitos de comportamiento y especialmente de lenguaje, tan subvaluados en este momento.
Convivir y compartir con el otro en la institución educativa, hace que los jóvenes desarrollen su inteligencia interpersonal, aprendiendo a reconocer en el otro a una persona diferente a quien debemos respetar, aprenden a solucionar amigablemente conflictos, donde la persona del docente desempeña una insustituible tarea.
El aula es el lugar donde el docente plantea la realización de proyectos que requieren la aplicación de conocimientos propios de diferentes asignaturas. En la realización de esas tareas el joven aprende a trabajar en equipo, cultivando el desarrollo de las habilidades blandas (comunicación, distribución de tareas, respeto por el otro, etc.).
Si sabemos seguir desarrollando los hábitos adquiridos durante la pandemia estamos absolutamente seguros que nuestra enseñanza media mejorará. Empezaremos a aplicar la tecnología, que aunque ya existía no lográbamos incorporarla al proceso educativo.
Los docentes tendrán un rol importantísimo diseñando la estrategia a seguir según su asignatura, estableciendo claramente en que ocasiones usar la enseñanza presencial y en que ocasiones la virtual, a los efectos de aprovechar las fortalezas de cada una.
Raquel Galluzzo
Colegio y Liceo Vaz Ferreira