Miércoles 28 de octubre, 2020
  • 8 am

Ing. Mattos propondrá cambios en la Ley de INAC para la próxima rendición de cuentas

Para la próxima Rendición de Cuentas, el año que viene, quizás se puedan proponer algunas modificaciones en la propuesta de ley del Instituto Nacional de Carnes (INAC), dijo el presidente del instituto, Fernando Mattos. Pero fue más allá, agregó que la aspiración que ya le propusieron al ministro de Ganadería, Carlos María Uriarte, es que la revisión tenga un alcance mayor y abarque a otras instituciones componentes de la institucionalidad agropecuaria, como por ejemplo el INIA.
Mattos argumentó que se trata de leyes que “ya tienen varios años” y que puede ser conveniente una revisión que, en todos los casos, tenga el mismo foco: “Con una presencia mayor del sector privado y un asesoramiento del Poder Ejecutivo”. En este sentido, consideró que “no tendría sentido que solo se reforme INAC, pero sí dentro de una arquitectura de reforma general, con el objetivo de darle más campo al sector privado”. Pero condicionó esta posibilidad a que haya un “proceso de madurez de parte de las instituciones que hacen a la representación del sector privado”, que les permita focalizar en el interés general de la cadena en lugar de priorizar los intereses propios.
En este sentido, puso como ejemplo en cuanto a las discusiones en la Junta del INAC y en el ambiente productivo e industrial, que “no estén vinculados a temas básicos como el precio. Nos peleamos por cuál es el precio del ganado, dónde y cómo se paga. Esos son temas que los tiene que definir el mercado. Si bien todo el mundo va a defender su propio interés, el interés general de la cadena tiene que estar por encima”.
Mattos dijo que ya ha transmitido al cuerpo gerencial del instituto esa intención: “Hacer un INAC mucho más proactivo, que devuelva y propicie la creación de valor de la cadena y que los usuarios estén más conformes con el aporte y la pertenencia a esta institución”.
La creación del INAC data de 1967 y la ley que lo reformuló fue de 1984, 36 años atrás. Para el presidente del instituto, es momento de modernizar sus objetivos, la misión y la visión.
“Lo que visualizo como un INAC del siglo XXI es uno más moderno, mucho menos interventor, menos burocrático, más proactivo en la generación de valor. Por ejemplo, tenemos que modernizar los sistemas de control de calidad, apoyados en la tecnología, y que deje de ser un tema meramente fiscalizador como el de hoy, que poco valor le agrega al producto final”.
A su vez, Mattos dijo que está en discusión el porcentaje de aporte al INAC, que es de 0,6% de las exportaciones cárnicas y de 0,7% de lo que se destina al mercado interno. Se está en “etapas avanzadas de definición” un cambio en el sistema.
Dijo que “algunas voces de la industria piden bajarla. ¿Pero bajar para qué? Primero hay que definir cómo es el nuevo INAC que queremos, para qué lo queremos, cuáles son los planes de inversión, nuestra misión, visión, objetivos, qué queremos generar en forma conjunta, y a partir de ahí establecer un esquema similar al de la Ley de Presupuesto. Es decir, en el primer año de gestión defino el rumbo, lo presupuesto y en función de este y de las ventas, hago mi previsión de ingresos y en base a esto la variable de esos porcentajes de recaudación. Habrá que ver si es mucho o es poco, pero dependerá de un plan del que se empezará a hablar más en setiembre y octubre, porque ya estamos en etapas avanzadas de definición”.
Lo que el INAC le propondrá al Poder Ejecutivo es que existan tasas máximas que puedan flexibilizarse de acuerdo con un plan quinquenal. Por lo tanto, se establece que la tasa máxima será de un x porcentaje para los próximos cinco años, pero se fija de forma flexible a la baja, de acuerdo con el plan de acción quinquenal.