miércoles 1 de febrero, 2023
  • 8 am

Asumió Nicolás Irigoyen como delegado de la CTM por la cuota de Vamos Salto. En la foto junto al Senador Germán Coutinho.

Por Carlos Arredondo.
«Salvemos y recuperemos la costa de Salto» es un grupo de vecinos de Salto que, preocupados por el altísimo impacto que ha tenido históricamente la erosión en la costa de nuestra ciudad, han decidido poner manos a la obra e impulsar soluciones que terminen – o por lo menos palen – el desgaste que genera el río en la costa salteña. El grupo aprovechó la bajante que sufrió el río hace un par de semanas, y llevó adelante la tarea de limpieza de la zona del Muelle Negro, llegando a sacar más de 8 camiones de basura.
LIMPIEZA
Gustavo San Andrea -es uno de los referentes de este grupo-, y contó a CAMBIO como desarrollaron la tarea. Además anunció que, de acuerdo a lo conversado con el Presidente de la DU CTM (Dr. Carlos Albisu), en el mes de febrero comenzarán las obras de contención de la erosión.
San Andrea comenzó explicando que las tareas de limpieza llevadas adelante por el grupo comenzaron el año pasado. «Las hacíamos los sábados de la mañana y juntábamos, más o menos, unas cien personas, y realizábamos la tarea de limpieza de toda la costa, desde la Virgen de Iemanjá hasta la zona del Ayuí, y hasta el (arroyo)San Antonio. Y debido a la pandemia nos vimos obligados a cortar con esas actividades». «Y ahora, cuando vimos la gran bajante del río, y que una persona del grupo filmó abajo del muelle negro, y vimos toda esa mugre, decidimos recomenzar con las actividades para sacar toda esa mugre», dijo. Según nuestro entrevistado; «la verdad que nos encontramos con más de lo que pensábamos…Un infierno!!!», expresó.
LA DESILUSIÓN
Según contó, el grupo recogía la basura y la Intendencia disponía de camiones para retirarla y darle destino final. «Nosotros hacíamos las pilas de basura y al otro día venían a buscarla y sacaron casi 8 camiones de basura. Y el último día, antes de terminar, por una repuntada que hizo el río, juntamos varias pilas de basura y el río subió de golpe – el CECOED anunció que iba a crecer el río – , y fuimos hasta la costa y vimos que las pilas que habíamos juntado estaban todos bajo el agua, la intendencia no había ido ese día. Fue una desilusión e impotencia.
Porque todos lo hacemos con mucho sacrificio, todos ponen en riesgo su salud, porque es un trabajo insalubre eso, que mosquitos, que barro…Cada uno se compra sus guantes, su bolsa de residuos, porque no le pedimos nada a nadie, lo hacemos totalmente voluntario. Nos han donado las bolsas de residuos. Ese hecho pegó en el ánimo del grupo, según dijo el referente, «ese día estuvimos un rato medio desilusionados, pero vamos a seguir. Resolvimos que allí ya no vamos más, debido a que la tarea ya está terminada”.
CONTENCIÓN DE LA EROSIÓN
Al momento de explicar cual sería, para ellos, la mejor forma de frenar la erosión, nuestro entrevistado anunció que ya está en marcha un proyecto, que será realizado en tres etapas, será financiado por el BID, y que comenzaría en el mes de febrero. «Tuvimos una reunión con el presidente de CTM (Dr. Carlos Albisu), y nos dijo que ya algo de eso estaba encaminado y que ya había un convenio con el BID, para enfrentar el tema de la erosión de la costa».
Expresó además, que de acuerdo a lo conversado con el Dr. Albisu, «las obras comenzarían en febrero. La solución se divide en tres etapas; La primera va desde Arenitas Blancas hasta la desembocadura del arroyo San Antonio. Y el trabajo es en base a la colocación de murallones de piedra, gaviones y mucha planta autóctona, para no perder la estética de la costa».