Sábado 27 de febrero, 2021
  • 8 am

Homenaje

Colegio Médico del Uruguay
Por

Colegio Médico del Uruguay

38 opiniones

Colegio Médico del Uruguay
Consejo Regional Norte
A dos años de su partida. Recordamos las palabras del Dr. Antonio L. Turnes, en homenaje al Prof. Dr. Jorge Torres Calvete (1937-2018). “Falleció en Montevideo el 21 de diciembre de 2018, a los 81 años. Había nacido el 6 de marzo de 1937, se graduó de Doctor en Medicina en el año 1965. Entre 1981 y 2002, se desempeñó como Profesor Director de la Clínica Médica y, entre 2002 y 2006 como profesor Director de la Escuela de Graduados. Fue Consejero de la Facultad de Medicina y Presidente del Cuerpo Médico del Hospital de Clínicas.
En el Hospital de Clínicas tuvo a su cargo iniciar el espacio de Cuidados Intermedios, dedicando mucho tiempo a la organización de esa nueva unidad, hace más de 30 años. Ocupó el cargo de Director de la Revista Archivos de Medicina Interna del Uruguay entre 1994 y 2007. Fue Secretario de Redacción para América Latina de la Revista Española Clínica e Investigación en Ateroesclerosis.
Obtuvo la Distinción Especial Rudolph Virchow a la Actividad Científica (Cuba), en el año 1998. Fue distinguido como Profesor Invitado de Honor por el Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana en Cuba, en el año 2000. En el 2001, la Sociedad de Medicina Interna del Uruguay lo designó Maestro de la Medicina Nacional.
Fue Integrante de la Junta Directiva de la Sociedad Iberoamericana de Ateroesclerosis. Fue Presidente, Integrante y Miembro de Honor de Sociedades Científicas Nacionales e Internacionales, y de Tribunales Internacionales. En 2005, obtuvo la Distinción de la Asociación Médica Mundial como uno de los 68 médicos distinguidos del mundo en el primer listado de la organización. Autor y coautor de 41 capítulos y libros, ha publicado su Tesis de Doctorado y dos Monografías Docentes, 81 relatos y conferencias nacionales e internacionales, y 137 trabajos en revistas, congresos y sociedades científicas. El Sindicato Médico del Uruguay le confirió en 2007 la Distinción Sindical al mérito docente, científico y en el ejercicio profesional.
Fue Director de la Escuela de Graduados de la Facultad de Medicina, realizando importantes avances en la educación médica continua, vinculando a destacados profesionales del exterior para trasmitir su experiencia.
Cuando inició sus actividades en el Colegio Médico del Uruguay fue electo Presidente del primer Consejo Nacional, teniendo a su cargo la dirección de un duro proceso en el cual debió organizar de la nada una institución naciente, lo que hizo con señalado éxito con la colaboración de destacados colegas de todo el país. En ese período debió lograrse por mandato legal la redacción del Código de Ética Médica, que sometido a plebiscito entre todos los médicos del país logró una aprobación abrumadora. En 2014 fue designado Miembro Honorario de la Academia Nacional de Medicina. Continuó en una vida activa, en lo profesional y académico, realizando publicaciones y participando en reuniones sin darse descanso. Falleció súbitamente cuando se aprestaba a reunirse con un conjunto de colegas amigos de una de las instituciones del interior con las que había colaborado como internista consultante. Jorge Torres fue un maestro de más de veinte generaciones de médicos, en la Clínica Médica “D” (luego Médica “C”), la Clínica Semiológica donde sucedió a Pablo Purriel, Jorge Bouton y Dante Tomalino.
En este mismo año 2018 fue convocado para presidir un Tribunal de Concurso para seleccionar a los Directores de Hospitales de ASSE, lo que por primera vez se hacía en este siglo, cumpliendo cabalmente con su difícil cometido, lo que fue señalado públicamente. En la tarea asistencial se caracterizó por su calidad profesional y humana en el trato con sus pacientes, destacándose como internista consultante en numerosas instituciones de Montevideo e interior. Fue un consejero y maestro de muchos profesionales que encontraron en él al guía generoso en dedicar tiempo y ayuda para superar dificultades. Deja un recuerdo imborrable por su tenacidad en emprender tareas ciclópeas, con ánimo alegre impulsando a sus colaboradores para cumplir las metas planeadas. Fue un gran organizador y un enorme respaldo ético con su entusiasmo vital de siempre.
Querido amigo Jorge: que haya paz en tu tumba. Ya ganaste la inmortalidad. Llegue a su estimada familia, compañeros y amigos la solidaridad por esta sorpresiva pérdida.