miércoles 24 de abril, 2024
  • 8 am

Estaba sentado en Plaza Artigas y fue víctima de un robo armado

El miércoles, a la hora 21:57, una persona mayor de edad denunció que se encontraba sentado en un banco de Plaza Artigas, por calle Artigas, y se le aproximaron dos hombres, uno de ellos le preguntó la hora y al momento de sacar su celular, le exhibió un arma blanca y mediante amenazas se lo hurtaron y huyeron del lugar. Inmediatamente de realizada la denuncia la policía comenzó una investigación que los llevó hasta una casa de Ramírez y Vilardebó, donde tras un allanamiento, lograron capturar a uno de los autores. Pero resultó ser que la vivienda era utilizada como una boca de venta de sustancias prohibidas. Además del rapiñero, fueron detenidas otras tres personas, todos mayores de edad, quienes ahora responden ante la justicia. Las divisiones que participaron del operativo fueron Narcóticos, Investigaciones y GRT.
ACOMPAÑABA A SUS HIJOS
A ROBAR Y FUE CONDENADA
En la edición de ayer dábamos a conocer un hecho ocurrido en un comercio de Diego Lamas y Blandengues, el martes en horas de la tarde, donde dos menores de edad intentaron llevarse algunos productos sin pagar, despojándolos del código de seguridad, guardándolos en sus mochilas. Los menores estaban en compañía de su madre. Ayer jueves, culminadas las actuaciones en sede Fiscal y Juzgado Letrado de Primera Instancia en lo Penal y de Adolescentes de Cuarto Turno de Salto, se Condenó a la mujer de iniciales L.I.C. como autora-responsable de un delito de Omisión inherente a la Patria Potestad, o Guarda en concurrencia, fuera de la reiteración, con un Delito de Hurto en grado de tentativa, a la pena de 4 (cuatro) meses de prisión, que se sustituye por libertad a prueba (ley 19,889), consistiendo sus obligaciones en residencia domicilio. Sujeción a la orientación y vigilancia permanentes de la OSLA.
Presentación en la Seccional policial de su domicilio una vez por semana sin permanencia. Prestación de servicios comunitarios: la obligación de cumplir las tareas que se le asignen, teniendo en cuenta su aptitud u idoneidad, en organismos públicos o en ONG, cuyos fines sean de evidente interés o utilidad social.
Estas medidas serán de dos veces por semana y no podrán sobrepasar las 2 horas diarias, por el término de 30 días.