miércoles 24 de abril, 2024
  • 8 am

Se realizó ayer la inauguración de la zafra arrocera 2020-21

Con la presencia del Presidente de la República, Dr. Luis Lacalle Pou, se realizó en la jornada de ayer la inauguración de la cosecha arrocera en el departamento de Rocha, en un predio ubicado en las sierras de San Miguel. Del evento también participó el Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Ing. Agr. Carlos María Uriarte; el presidente de la Comisión Sectorial del Arroz, José Luis Falero, y el presidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz, Alfredo Lago.
En su discurso, el Primer Mandatario aseguró que nunca se olvidará de la última cosecha de arroz, ya que coincidió con el día en que se conocieron los primeros cuatro casos de COVID-19. Afirmó que esta zafra será mejor que la anterior debido a mejores precios, el aumento en el área de siembra, porque el Banco República «vuelve a ser un banco país, un banco productivo”, y porque el Gobierno no dispuso el aumento del gasoil. Consideró que es mejor, porque hay una previsibilidad. Dijo que, si bien muchas veces no se depende de sí mismo, esa previsibilidad se vincula con la capacidad de reacción del Gobierno nacional.
Lacalle Pou aseguró que la infraestructura es un desvelo de hace muchos años y repasó algunos de los proyectos en este sentido, como la hidrovía del río Uruguay y la de la laguna Merín, el puente de La Charqueada y la ruta 6.
Además, indicó que la soberanía no se debilita por utilizar como salida a puertos extranjeros, y que el objetivo es que los productores puedan seguir afincados en la zona y exportar con menores costos. “Si tenemos que sacar carga portuaria por Brasil, porque es más barato para la región este, va a ser mejor para nuestro país”, manifestó. Aseguró que se terminó el momento de las excusas y “de pasar la pelota”. “Todos sabemos cómo estaba el país”, dijo. Recordó que en este año se mantuvieron reuniones con el sector y que se está avanzando.
El presidente señaló que el Gobierno debe funcionar al estímulo del sector privado y ser funcional. “Venimos a agradecerle al que impulsa, porque es ahí donde crece el país. El Estado tiene que facilitar para que los que laburan hagan crecer al país, esa es nuestra función”, agregó.
Uriarte, por su parte, destacó la solidaridad del sector respecto a la población en el momento más complejo de la pandemia, cuando donó toneladas de arroz para alimentar a quienes lo necesitaron. El ministro se comprometió a “ayudar a que las cosas sucedan” y en ese contexto elogió el nuevo rol del Banco República, que calificó como de desarrollo, cercano al productor y sensible. Recordó que el banco hoy financia el 25% de la zafra y confía en que se podrá llegar al 40% en 2022. Asimismo, hizo énfasis en la flexibilización de las deudas dispuesta.
En otro orden, dijo que desde la cartera que dirige se seguirá insistiendo por una libre importación de combustibles y por la mejora en las telecomunicaciones. El secretario de Estado también destacó el trabajo que se realiza en conjunto con Cancillería, y lo ejemplificó al mencionar la recuperación del mercado peruano para el sector arrocero.
Sobre la mejora en logística para el traslado del arroz con destino portuario, manifestó que la última visita del presidente a Brasil “renovó esperanzas”, y que aguarda con optimismo que se concrete la hidrovía de la laguna Merín. A su vez, sostuvo que esta obra representará beneficios extras para la soja y la forestación, además de para el sector arrocero. El jerarca ponderó el valor agregado en materia de ambiente que provoca el cultivo de arroz y la alternancia con la ganadería, y celebró que el aumento de la productividad se concretara de forma sostenible y responsable.
Uriarte resaltó la “merecida” mejora de precios y la gran demanda de este producto en el mercado global. Asimismo, sostuvo que continuar con el crecimiento en el área de siembra debe ser una meta para este sector productivo. “Van a tener en este Gobierno la ayuda necesaria para hacerlo realidad”, concluyó.
Según informó la Asociación de Cultivadores de Arroz, Uruguay es el séptimo exportador del mundo; esta actividad genera unos 500 millones de dólares al país y la producción llega a más de 60 países. En cuanto a la distribución en territorio nacional, los cultivos se ubican en diez departamentos del este, norte, noreste y centro.