Sábado 24 de julio, 2021
  • 8 am

Uruguay entrenó pensando en Bolivia con dos posibles cambios

Uruguay dejó atrás su segunda presentación en la Copa América con una mejor imagen que en el debut. El 1-1 a Chile no fue un gran resultado, pero sí positivo en cuanto al rendimiento considerando los antecedentes inmediatos tanto por Copa América como por Eliminatorias. Lo principal, no obstante, fue que la selección mejoró en su juego e hizo méritos como para llevarse los tres puntos. Para seguir en ese camino, los dirigidos por Óscar Tabárez entrenaron ayer por la tarde en Cuiabá, donde mañana enfrentarán a Bolivia por la cuarta fecha en un partido clave para asegurar la clasificación a los cuartos de final.
Uruguay entrenó en el «Dutrinha», el pequeño estadio del Cuiabá Esporte Club, un equipo que tiene 20 años de existencia y que actualmente está jugando el Brasileirão. En este equipo brasileño está jugando el lateral uruguayo Lucas Hernández. Dutrinha, que tiene capacidad para 4.500 personas, queda a tan solo 10 minutos del Hotel Deville, donde se está hospedando la delegación uruguaya en Cuiabá, la capital del estado de Mato Grosso. La temperatura actual en Cuiabá es de 34 grados y el clima está pesado porque además la humedad es alta. El movimiento fue liviano y de él solo participaron los que no jugaron o lo hicieron pocos minutos, ya que los titulares realizaron ejercicios regenerativos en el hotel. Esta tarde el combinado volverá a moverse en horario vespertino, donde el entrenador comenzará a definir los once iniciales para chocar con los del altiplano. Por el momento no hay demasiadas pistas del posible equipo aunque se espera el ingreso de Nahitan Nández y Martín Cáceres en el once inicial.