Jueves 20 de enero, 2022
  • 8 am

Luis Cuelho, técnico ganador en primera y formativas “Los jugadores son los grandes actores de todos estos triunfos”

Un entrenador que a los 47 años sigue jugando y dando una gran mano en la zona pintada, que le sabe llegar al jugador, que sabe a lo que juega su equipo, que le dio la lectura importante en las finales, en especial a la última. Luis Cuelho, el técnico bi-campeón con Ferro Carril en diálogo con CAMBIO dijo:
“Lo más importante es todo lo que ganó Ferro Carril este año, no solo en primera, sino que ganó todo a nivel formativas, cosa que pocos resaltan, el haber ganado cada una de las categorías, sumado a lo del plantel principal, que demuestra que se viene trabajando muy bien, algo muy positivo para la institución. Es indudable que los jugadores son los grandes actores de todos estos triunfos, que sin el esfuerzo de ellos, en formativas principalmente, no se puede lograr nada. Hay un trabajo serio de la parte dirigencial a través de Luis Meirelles, de darnos todos los implementos, la cancha, los profesores, como Eduardo Mazzarino, fundamental para alcanzar estos logros”.
“Previo a la pandemia habíamos logrado el Campeonato Salteño y el Campeonato Integración ganando la final a Allavena, después fue truncado todo por el tema de la pandemia, por lo que que jugaron solo las formativas, y este año se volvió a repetir el título con la base de los jugadores que tuvieron la temporada pasada. Se incorporó este año a Matías Espinosa y Carlos Cuello. La gran ventaja es que la mayoría de estos jugadores hace mucho tiempo viene jugando juntos, a pesar de ser de diferentes generaciones, que hace tres años vienen entrenando juntos; el ‘Seba’ Brum, que este año dio el salto de calidad, que sin dudas fue la mejor mano ofensiva; el extranjero, siempre fue el jugador más parejo en su juego; desde que llegó acá es un jugador de rol, un ‘5’ ultra defensivo que nos aseguraba tener 22 o 23 rebotes seguros abajo del aro y en un partido alcanza a lograr 29 rebotes. Lo que costó a lo largo de la temporada fue que el equipo supiera jugar con él, cosa que se logra casi en el final.”
LA INTENSIDAD
“Siempre tengo por característica, por más que la gente a veces no entiende o no está de acuerdo, a sumarse a la idea de por qué tantos cambios. Es una forma de tener intensidad física; somos un equipo que juega a muchas posesiones, lo que genera un despliegue físico intenso, incluso el extranjero está saliendo y entrando, es una forma de tener focalizado a todos los jugadores del banco porque no saben cuándo les toca entrar y están alerta y preparados mentalmente para cuando les toque entrar. Por eso de tanta rotación. Lo lindo del básquetbol, lo hablamos con José Testa después de las finales y con otros entrenadores, lo increíble que en el primer juego Nacional nos sorprende, no dejando jugar nuestro sistema, y al ‘no entrar’ nos apresuramos y Nacional nos ganó corriendo. Para el juego siguiente ‘scoutiamos’ que es nuestro juego y logramos sacarlos de la zona de confort a ellos, sacarle las ventajas de ellos, aprovechando las ventajas nuestras, y nos tocó ganar. El tercer juego nos mata nacional tácticamente de nuevo, nuestra desesperación le permitió una ventaja grande. Recuerdo esa noche me costó mucho dormir porque no teníamos mañana; la gran pregunta que les hice fue ‘cuál era el cuarto juego que le íbamos a hacer a Nacional; qué juego íbamos a hacer el primero, el segundo o el tercero’, que fue lastimoso, donde ellos nos dominaron en todo. Hicimos retoques, lo que nos permite ganar el partido en los últimos segundos, lo que nos permite agarrar la confianza necesaria para el quinto juego. Veníamos con tanteador muy bajo y se percibía en el plan de juego. Sacando algunos tiradores, dando espacios para que tiren, recostando más contra el argentino que generaba juego… Perdíamos 15 a 5 casi al finalizar el primer cuarto y los 5 tantos nuestros del extranjero. Después alcanzamos a alcanzarlos y pasarlos en el tanteador, íbamos tirando 0 de 14 tiros de afuera. Le pedí que hiciéramos un recorrido más largo, que iban a entrar los tiros y en el segundo tiempo empezaron a entrar los tiros de tres puntos. Nos fuimos sintiendo más cómodos, Nacional empezó a sentirse incómodo, nosotros ajustando bien defensa para poder cerrar mejor”.
“Este triunfo dedicado es lindo compartirlo con la familia, con la parcialida de Ferro, dirigentes, con las inferiores porque somos el reflejo de las inferiores, que también tuvieron un año espectacular. Hay que resaltar los 5 juegos emocionantes que tuvimos, de 7 juegos nos llevamos 4 y ellos 3, lo que demuestra la paridad que había y algo mejor, el comportamiento de la gente, que fue la postal más linda que queda, cada uno hinchando por los suyos en un total respeto compartiendo la pasión del básquetbol”.


Andrés Caballero “A cada final la viví
y la sentí mucho”

Uno de los jóvenes baluartes de este Ferro bi-campeón salteño de básquetbol, con un gran trabajo en la zona pintada, con números importantes en rebotes tanto defensivos como ofensivos, sacando la faltas y en jugadas de tres, Andrés Caballero, dio su parecer de este gran momento ferrocarrilero.
“El gran objetivo cuando empezamos a entrenar era el bi-campeonato, por eso se hizo todo el esfuerzo para lograrlo. A pesar que se sufrió mucho hasta el final y empezamos con mal pie el primer juego en casa, lo remontamos dos veces y logramos darlo vuelta en la última final. Todo por el grupo que formamos desde hace mucho, siempre alentándonos, sumando un poco cada uno cuando nos tocaba entrar. Por ahí por lo de este bi-campeonato salteño en el medio quedo el TLN. Este es un grupo de gurises que en su mayoría hace años vienen desde abajo jugando juntos y se conoce bien en el juego, como mi hermano Ángel, Máximo Cerpa, ‘Seba’ Brum, Ramiro De los Santos, un plantel joven, atlético, con las rotaciones lógicas de un partido, un técnico que lo sabe utilizar bien, según los partidos y los momentos, cada uno entra y aporta lo suyo, con la misma energía, con la misma determinación. Siempre el que entra lo hace para sumar, no para restar”.
“Me tocó ganar 3 títulos en 2 años, y muy lindo de poder jugar juntos, con mi hermano Ángel, él tiene buenos porcentajes en ese tiro largo de afuera En mi caso, en mis comienzos fueron de base, alero, luego con Atilio Lima, me probó en una práctica, dijo ‘falta un grande’ y me pusieron a mí Resulta que empecé a jugar y andaba bien debajo de las tablas; hace 3 o 4 años que estoy jugando ‘abajo’. A mí me gusta el básquetbol porque es un deporte de mucho roce, de contacto, al gimnasio no voy a hacer ‘fierro’ para quedar esculpido, sino para que me sirva para el básquetbol, en mí juego debajo del aro”.
“A cada final la viví y sentí mucho. Pienso que todo jugador la vive igual, en los partidos del regular siempre en el vestuario hay mucha charla, bromas, pero en las finales todos mudos, concentrados, yo por ejemplo escuchando música, serio. Las finales se viven de otra manera, escuchando al técnico y metiéndose en el trabajo. Después la mentalidad, que la tercera en casa no se pierde. Los dos partidos que se perdieron de local, era complicado el ambiente en vestuario, todo lo contrario cuando se gana. En el tercer cuarto del último partido se dijo ‘esta es la última bala, hay que hacer todo lo que sabemos’, y ahí fue el quiebre del partido, que venía parejo y en el último cuarto se jugó con los 24. Ellos anímicamente quedaron golpeados en el tercero. La defensa y corrida fue lo que nos dio de comer en el campeonato anterior, la defensa fundamental, la mano de Christian (Rohler) el extranjero con 9 o 10 tapones por partido, rebotes, y después cabecita fría, concentrados y el gol llega”.
“Este triunfo lo dedico a la hinchada, al equipo, cuerpo técnico, dirigentes, nuestras familias, mi madre que me esperaba con la comida a las 12 cuando volvía de los entrenamientos”.