domingo 25 de septiembre, 2022
  • 8 am

“Al festejo del final lo venía pensando todo el año”

Después de 35 años Arsenal vuelve a la divisional de privilegio del fútbol salteño, por tercera vez en su rico historial. Con una dirigencia de mucha responsabilidad, gente de toda la vida vinculada al club, que trabajó con planificación para lograr el merecido objetivo, como su presidente Mauricio Apatie, que en diálogo con CAMBIO contaba los pormernores de un gran 2021.
«Siempre nuestra idea fue trabajar bien en inferiores. El tema pasa por a veces tener una buena categoría pero al año siguiente se pasan y ya no se puede mantener a los mismos gurises y es ahí que en el CUJ nos cuesta ascender y mantenernos. Este año salimos campeones en sub-18 y en sub-15 estamos esperando porque hay una protesta de Cerro a Rodó, para ver qué pasa y poder jugar la liguilla, para en la suma de las dos categorías poder lograr el ascenso.»
«La idea de acá en más es seguir trabajando y más ahora en la “A”. Tenemos que aprovechar la infraestructura que tiene el club para buscar mantenernos en primera, lo que requiere que se sigan arrimando más jóvenes al club para seguir creciendo. Lo que pretende esta directiva es que Jorge Noboa siga trabajando como lo viene haciendo para hacer un buen papel en el 2022, por más que hay muchos cuadros que lo quieren llevar, pero esperemos que continúe con nosotros como entrenador».
«La directiva, si bien algunos están de vacaciones, estamos todos en contacto siempre. Aunque la temporada va a comenzar en agosto, el periodo de pases es en febrero. En ese sentido queremos primero mantener el plantel, para después buscar reforzar puestos que el técnico vea conveniente. Jugar en primera tiene otras exigencias y hay que estar preparados. Nosotros ascendimos para quedarnos en primera, para lo que venimos trabajando hace años. Nos costó subir a la ‘B’, lo logramos en el 2018, en el 2019 hicimos buen campeonato pero no logramos el objetivo, en el 2020 se vino la pandemia, y en este 2021 logramos el gran objetivo».
EL CAMPEONATO
«Les dije a todos que este (2021) era un año muy especial. Antes íbamos al fútbol a sufrir, pero a pesar de jugar en la ‘B’, donde nadie regala nada, Arsenal salió todos los partidos a ganar, siempre intentando jugar bien al fútbol, y se logró sacar una gran diferencia sobre el resto a lo largo de 16 fechas. Encontramos un gran rival que fue San Eugenio, que le ganamos bien en el año, después nos termina ganando la final, y en la liguilla ganamos los primeros dos partidos y en la última fecha con el empate lográbamos el segundo ascenso, que era lo que más queríamos. A pesar que el rival era Hindú, un equipo que en la previa trabajó también para subir, pero fuimos tranquilos, confiados que si hacíamos lo que sabíamos hacer, lográbamos el objetivo y termina sucediendo después de 35 años».
«Al festejo final lo venía pensando todo el año, por la forma que jugaba el cuadro teníamos que ascender, por eso siempre estuve tranquilo, como decía antes, con relación a otros años. Cuando termina el partido con Hindú sin dudas que se me pasaron muchas cosas por mi mente, como recordar el ascenso de 1978, que fue la primera vez que subimos a la ‘A’; yo era un gurí; recuerdo cuando después salimos de la sede con el ‘Tito’ Arreseigor a saludar a la gente de River, que había salido campeón ese año, que Raúl Silva era el presidente; cosas claras en mi mente además de recordar a grande jugadores del 78’ que hicieron un gran campeonato».
«Después, en 1986 el segundo ascenso de Arsenal a la ‘A’ no lo viví porque estaba en Montevideo estudiando, venía muy poco a Salto, sí recuerdo a grandes jugadores que pararon por el club, como directivos, para desde comienzos de los 90’ cuando vuelvo a Salto arrancar como dirigente hasta ahora; en esa oportunidad como vice-presidente, el presidente en ese entonces era Carlitos Arreseigor, con quien fuimos a la escuela juntos y siempre pateando una pelota en el fondo de la sede. Recuerdo la mudanza a nuestra sede actual, antes estábamos por calle Amorin, un edificio de tres pisos, una obra muy grande para terminar; se llegó a un acuerdo con Peirano y se cambia por la sede actual. Lindos recuerdos junto a grandes dirigentes, caso el ‘Tito’ Arreseigor, que vivía a la vuelta de calle Amorín; dejó un gran legado como dirigente a seguir. Después en esta oportunidad volvemos a salir campeón en mis 12 años como presidente, con mi hijo Juan Octavio como jugador, y los dos hijos míos desde chiquitos se criaron en el club, además de haber hecho todas las formativas en el club, que es algo lindo para uno. El resto de mi familia me hace el aguante y no me quiero olvidar de ellos».
Foto: Con sus hijos Octavio y José el día de la consagración.