domingo 25 de septiembre, 2022
  • 8 am

Ana Claudia Acosta, psicóloga especialista en terapia de pareja “La terapia es la manera más sana que tienen las parejas de trabajar su relación y potenciar el vínculo”

Por Melisa Ferradini
Ana Claudia Acosta Lapeyra, tiene 39 años, es Licenciada en Psicología. Inició sus estudios en 2002. Egresada de la Universidad de la República. Hace más de 15 años que se desempeña en esta área. En 2008 realizó un posgrado en Universidad Católica, en Dificultades del Aprendizaje. Tiene posgrados de Psiconeuroinumunendocrinología en Universidad de Perú, especializaciones en Chile, Argentina y España, en área de Neuropsicología Clínica. Además de varios cursos y especializaciones en diferentes campos, ha cursado en el Instituto de Altos Estudios Universitarios de Barcelona España, psicoterapia de pareja. Forma parte de la Coordinadora de Psicólogos del Uruguay, en donde también tomó cursos de psicoterapia familiar y de pareja. Compartimos esta nota donde la especialista nos relata que en la actualidad es una temática de consulta frecuente, el vínculo de pareja y que es la psicoterapia de pareja y cuáles son sus beneficios.
-¿Qué es la psicoterapia de pareja?
-La psicoterapia de pareja es un recurso utilizado por muchas personas para resolver los conflictos que pueden surgir dentro de una relación, la misma fortalece una pareja en “crisis” y lo primero que se hace es encontrar el verdadero problema, para así recuperar la relación o también para tener una ruptura lo menos conflictiva y dolorosa posible. En la terapia se generan nuevas posibilidades, pautas más creativas y aprendizajes al comprender cómo estructurar las propias limitaciones respecto al amor y cuáles son las profecías infantiles; todo lo vivenciado en esa etapa que inconscientemente gobierna algunos comportamientos que en ocasiones termina saboteando los vínculos con la pareja.
-¿Cuál es el objetivo?
Su finalidad es contribuir a mejorar, o potenciar los vínculos de pareja, no necesariamente deben estar en una situación conflictiva; si lo están incide a que la pareja encuentre solución a sus conflictos, cambien algunas conductas dañinas, asuman sus problemas y mejoren sus canales comunicativos para obtener los resultados deseados. En una terapia de pareja, el terapeuta se centra fundamentalmente en mejorar la comunicación en la relación. De esta manera, se enseña a controlar los impulsos y emociones para afrontar y resolver los conflictos que puedan surgir de una manera más eficiente.

-¿Cómo se desarrolla?
-La sesión se inicia desde el momento que una de las partes genera el primer contacto telefónico. Por lo general vía whatsapp, y pone en palabras el motivo de la consulta, desde ahí ya se genera una análisis situacional, donde el psicoterapeuta analiza la “demanda”, y genera la primer entrevista de pareja. Es una instancia donde participan ambas partes, con espacios en conjunto e individuales. En las instancias individuales se realiza un diagnóstico psicoemocional inicial, a los efectos de evaluar la salud mental de los consultantes. Las devoluciones son individuales, y se brindan sugerencias. La pareja acompañada por el psicólogo buscará una explicación a la situación actual que le permita al profesional, tras una evaluación, diseñar un plan de intervención de terapia psicológica personalizado. Todo dentro de un ambiente de confianza para los miembros de la pareja, donde se puede decir lo que uno y otro miembro de la pareja quiere del otro y donde se pueda decidir libre y conscientemente si seguir la relación o romper el vínculo permitiéndose, lo más importante, escuchar al otro, tener en cuenta lo que siente, piensa. En este tipo de tratamientos se enseñan técnicas como la inteligencia emocional, que es ideal para desarrollar la habilidad para percibir, usar, entender y manejar las emociones. Y además, se hace énfasis en la comunicación, que es eficaz para reconocerse individualmente en conciencia y en equilibrio para aportar al otro lo mejor de sí y contribuir a tener relaciones sanas y duraderas.
-¿Qué ocurre en la terapia?
-Durante la terapia de pareja se revisa cómo fue la familia, cómo fue la crianza, cómo se “armó emocionalmente” esa persona, y también se ve qué es lo que significa para cada uno ser más agradable con el otro. La idea es que aprendan a escucharse y a decirse las cosas de una manera amorosa y respetuosa. A lo largo de las sesiones se van abordando temáticas que generan conflictos en el vínculo. Se realizan dinámicas de re vinculación, en las situaciones que así lo ameriten, y dinámicas de trabajar el “desapego” amoroso, si es que desean distanciarse sanamente. También en ocasiones se realiza una psicoterapia familiar, cuando se evalúa la necesidad de la presencia de otros integrantes del núcleo.
-¿Por qué realizar psicoterapia de pareja?
-Porque ayuda a las personas a potenciar su inteligencia emocional, a cicatrizar “heridas”, para continuar sanamente en el vínculo, o para prepararse para desvincularse, y hacer el “duelo” de separación de una forma más saludable.
-¿Cómo saber si necesitamos psicoterapia de pareja?
-Cuando hay discusiones en la pareja y no logran negociar, cuando existe violencia física, verbal, psicológica, patrimonial, (ojo que ante estas situaciones se sugieren psicoterapia individual para ambos). Muchas veces ante la duda de estar vivenciando alguna situación conflictiva, recurrir a un especialista. Cuando alguna de las partes ya no está disfrutando del vínculo.
-¿Quiénes pueden ir a psicoterapia de pareja?
Cualquier persona que desee trabajar sus vínculos, estén o no en un período de “crisis”.
La psicoterapia de pareja es la manera más sana que tienen las personas de trabajar sobre su relación, no es necesario estar “pasando mal”, para poder asistir, a veces es importante tener la mirada de un especialista que ayuda a potenciar el vínculo y sacar lo mejor de ambos.
BENEFICIOS DE LA TERAPIA DE PAREJA
-Encontrar el camino al ser consciente de las virtudes y debilidades aprendiendo a manejarlas.
-Tolerar y respetar las diferencias de la pareja.
-Aprender a leer las señales y emociones del otro
-Expresar los sentimientos con más claridad.
-Entender y regular las emociones propias.
-Comprender que el amor por sí mismo no es suficiente para mantener una relación estable y duradera, pues se requiere compromiso, comunicación, respeto y compasión.
-Se potencializa la capacidad de fluir con la vida deteniendo el ciclo de culpa que puede destruir, incluso, las mejores relaciones.