miércoles 30 de noviembre, 2022
  • 8 am

No opines de su cuerpo…

Gisela Caram
Por

Gisela Caram

51 opiniones

Por Ps. Gisela Caram
Existen miles de reels y posteos sobre “alimentación saludable”, “recetas saludables”, los niños hablan de “comida saludable”.
Por eso se dice que estamos INFOXICADOS de información de todos lados, de gente que no es idónea en el tema y propone dietas mágicas en las que mucha gente se prende.
Quizás deberíamos empezar por la alimentación en niños.
Voy a hablar desde mi disciplina, la psicología en relación a la alimentación.
A través de la alimentación se produce el primer encuentro del bebé con su madre, al nacer.
El ver como se alimenta, crece el bebé, es gratificante para la madre.
Lo importante que es poder decodificar cuando el niño llora por hambre o por dolor, o por incomodidad…
La psicología nos aporta con investigaciones científicas, la importancia de tener una buena conexión, para el desarrollo de la EMPATIA en la díada madre-bebé.
Este ir conectando, entendiendo los diferentes llantos o mañas del niño, van permitiendo calmar ansiedades tempranas.
Con el tiempo uno va entendiendo por qué es bien importante decodificar las demandas del niño, y no prenderlo a la teta cada vez que llora…
No siempre llora porque tiene hambre…
Se prende aún sin hambre para sentir el contacto con la piel de su mamá, que le genera un gran placer y seguridad.
Acá comienzan los primeros intercambios entre alimentación-placer.
El sentarse a comer en familia, compartir, conversar, es fundamental para todos y en especial
los niños, que deberían habituarse a sentarse a una mesa y comer en un plato, y no parados ni en bandejas alrededor de un televisor, una tableta, un celular o lo que sea una pantalla…
Los niños van aprendiendo del ejemplo que les dan sus referentes adultos.
El tener hábito de levantarse a la mañana y desayunar, conversar, es tan importante como el descansar bien para no aumentar los niveles de ansiedad.
El equilibrio de los colores que tienen las verduras y las frutas y lo elaboradoen
casa, con la ayuda del niño, va dejando de a poco, un lugar privilegiado de lo compartido con amor.
Es muy novedoso el envase de todo lo que puede transformarse en “merienda”, pero también es placentero el cocinar con la mamá y preparar galletitas caseras y compartirlas en la escuela.
Seguramente esto quedará en el registro de lamemoria de la infancia; actividades con la mamá o el papáo la abuela, el hecho de tener un tiempo juntos, haciendo algo para todos y que además nos nutra, nos de energía…y a su vez vaya generando hábitos de alimentación naturales…
Es frecuente, en los controles pediátricos, donde se mide y se pesa a los niños, se hable delante de ellos de “sobrepeso”o estar en la “línea roja”.
¡¡Es peor cuando se usa la palabra “gordito”!!
Es el primer “rótulo” que se le da a un niño que come lo que le gusta, y que empieza a darse cuenta que sus padres están pendientes de su cuerpo y lo que come, e inconscientemente, va acomodándose a esta forma de ser atendido.
Ir creciendo en una familia donde se comparte la mesa, por lo menos una vez al día y nadie habla de “dieta”, y la “comensalidad” es un acto de encuentro, de charla amena, de risas, de trasmisión e intercambio de valores.
Es importante afirmar, el compartir, estar juntos, conversar, escuchar lo que cado uno dice y no estar controlando o marcando con frases como “estás más flaco” o“me parece que estás un poquito más gordito”.
No nos metamos con el cuerpo de nadie, lo que para algunos puede ser una palabra “cariñosa”, para otros puede ser una ofensa o una etiqueta que va afirmando un lugar…
En una familia donde es natural el deporte, va mostrando los hábitos que también ellos irán adoptando en forma natural.
Si un niño no se mueve, está quieto frente a una pantalla, la ansiedad lo llevará a canalizar sus emociones comiendo…
Tratemos de desterrar el vivir opinando sobre el cuerpo del otro…
Los niños captan, perciben, escuchan a su familia opinando que si fulana “se puso eso, con esa panza”, “cómo va a salir así a la calle”.
Escuchémonos y dejemos de vivir permanentemente opinando y juzgando a los demás…