sábado 28 de enero, 2023
  • 8 am

Más libertad al elector

Gustavo Varela
Por

Gustavo Varela

119 opiniones

Por el Esc. Gustavo Varela
No conforme con la ley de cuotificación por sexo que está vigente, y mediante la cual las listas de los partidos políticos, que se presenten en las elecciones deben de estar confeccionadas respetando los tercios con personas de diferente sexo, hoy se ha presentado un proyecto de ley, donde se retrocede en la libertad del elector, y en donde se establece la total paridad en las listas de diferentes elecciones.- O sea, que la integración de las listas se hará, intercalando los candidatos a ser elegidos de un sexo y del otro.
Debemos de ser bien claros, no sólo es una tremenda injusticia, sino que además coarta la libertad de los depositarios de la soberanía, como lo establece la Constitución, que son los electores, según reza el artículo 4.
Vamos por partes diría mi amigo Jack.
Es una tremenda injusticia ya, el actual sistema, pues obliga a confeccionar las listas, rellenando lugares para cumplir con la norma, y no por capacidad de quienes pretenden ser elegidos.
Supongamos que hoy existen 4 personas de igual sexo que son absolutamente capaces para ejercer cuatro cargos que se eligen, por lo menos una de ellas, tiene que quedar afuera, pues hay que integrar ese cuarteto con una de otro sexo.
Se dice que de otra manera las personas del sexo femenino no son elegidas pues el presunto “orden político” machista, no le permite ascender.
Ese argumento es absolutamente falso. Basta pensar y contar la cantidad de candidatos por ejemplo a la Cámara de Diputados que quedan por el camino de ambos sexos, no sólo de las mujeres, en cada elección.
Ahora lo que se quiere es igualar la integración de las diferentes listas por sexo, lo que a corto plazo, de seguir por el mismo camino, vamos a ver colectivos de géneros, reclamando también lugares en las diferentes boletas.
Pero también se vulnera de los electores, la libertad de elegir lo que ellos deciden ejerciendo la misma.
Decíamos que la Constitución hace reposar la soberanía en la Nación, y la misma no es otra cosa que el conjunto de ciudadanos que integran la Nación.
Y en el artículo 77 amplía el concepto estableciendo que “Todo ciudadano es miembro de la soberanía de la Nación; como tal es elector y elegible en los casos y formas que se designarán”.
En la medida que se les vayan recortando libertades a los votantes en cuanto a la forma de elegir a sus representantes, se van vulnerando disposiciones constitucionales que las garantizan.
Si el elector quiere elegir sólo candidatos de un sexo, lo debería de poder hacer, pues ese es el concepto sagrado de la libertad.
Quizás sí, deberíamos explorar la posibilidad de terminar con las listas sábanas que se ponen a consideración en cada elección, y allí sí, le daríamos la libertad total de elegir los candidatos que las personas quieran.
Sería la forma más cristalina de votar.
El elector decidiendo en la forma más pura.
Por eso es que nos oponemos a la reforma de la ley electoral que se presentó.
Creemos que más libertad, es mejor.