miércoles 1 de febrero, 2023
  • 8 am

Latidos

DIVIDIDOS
Ha sido la cantidad de pirotecnia que se pudo observar y escuchar en la noche del 24 de diciembre y madrugada del 25. Más allá de las restricciones al respecto, deja la sensación de que se ha creado mayor concientización en parte de la población de los riesgos y consecuencias que generan dichos artefactos. Si bien en muchos casos se lo vincula a lo tradicional o a una costumbre, eso ha ido cambiando a lo largo de los años y este 2022 no fue la excepción.
INUSUAL
Ha sido la temperatura en la Nochebuena y Navidad, teniendo en cuenta que ya comenzó el verano y por ende la época más calurosa del año, los termómetros en la fiesta tradicional marcaron un clima “otoñal”, con temperaturas mínimas que se acercaban a los 14 grados, algo realmente inusual en esta zona del país. Para el 31 de diciembre si bien se prevé un aumento de temperatura tampoco serán calores “sofocantes” como otros años, pero ya se advierte que no se repetirá el clima de Navidad.
MODERADOS
A propósito de una de las fiestas tradicionales, han sido moderados los festejos que se pudieron observar en lugares públicos como Costanera y otros puntos de encuentro. Desde las diferentes áreas de la Intendencia de Salto y Ministerio del Interior se prepararon diferentes operativos que resultaron exitosos, sin mayores consecuencias que lamentar. En algunos barrios se colocaron distintivos azules para advertir que no se tirara pirotecnia sonora porque en esa zona vivía una persona con TEA (Trastornos del Espectro Autista).
BUEN GESTO
Es el que tienen algunos vecinos de calle Sarandí, en las proximidades al centro de la ciudad. Es que se pueden observar en algunos árboles recipientes con agua para las mascotas, donde además se incluye la solicitud de no romperlos, teniendo en cuenta que se trata de la colaboración para paliar los días de alta temperatura principalmente a los canes. Los animales son sabios y ante el fuerte sol reinante que aparece en estos días se refugian en zonas más frescas o que les proporcione sombra.
INTERMITENTE
Luego de las precipitaciones ocurridas el pasado viernes, varios puntos de la ciudad quedaron con iluminación pública funcionando de mala manera o de forma intermitente. Esto según un vecino de barrio Almagro es habitual en cada oportunidad donde se dan lluvias y tormentas de viento. Este problema según indicó el habitual lector se repite en muchas oportunidades y genera inconvenientes de toda índole. Por otro lado residentes de calle Zelmar Michelini, insisten en el corte del alumbrado público que deja esta calle desde Rivera como “boca de lobo”.
REPARTIDORES
Varias han sido las quejas en los últimos meses sobre la forma de conducir de algunos “deliverys” o repartidores, sobre todo en horarios nocturnos. Un lector de la zona cercana a barrio Huracán comentó. “Es realmente un peligro para ellos y para los demás, muchos no respetan los semáforos y tienen la costumbre de levantar la rueda a pesar de llevar esos alimentos, con todo el riesgo que esto implica, no digo que sean todos, pero que solamente algunos lo hagan genera mucho malestar”. Esto se da principalmente en los repartidores o delivery de una reconocida aplicación para celulares, según comentó el lector.