sábado 4 de febrero, 2023
  • 8 am

Ángel Caballero, “Es lindo que te reconozcan, pero lo importante es el campeonato”

Una de las figuras que tuvo Ferro Carril para ser campeón del básquetbol salteño por tercer año conscutivo fue Ángel Caballero, que fue reconocido por la Liga Salteña como el mejor jugador de la serie final ante Nacional. El joven valor de la cantera carbonera habló con CAMBIO sobre la nueva consagración para la institución.
«Este fue un campeonato muy largo, de todas maneras fue un gusto haber jugado de la forma en que se jugó. Uno está acostumbrado a tener actividad solo seis meses al año y este año se hizo más larga con el torneo Preparación más las ruedas de local y visitante. También los play offs fueron más largos, lo mismo que las finales a siete juegos. Para los jugadores es bueno porque tuvimos más actividad y a su vez la gente tuvo más básquetbol para ver».
«Este año todos los equipos se reforzaron, bien o mal pero se reforzaron, por eso el nivel del básquetbol creció. Todos apostaron a una ficha extranjera y una nacional. En el caso de nosotros, en estos últimos años hemos sido el equipo a vencer, por eso este año era difícil mantener el mismo nivel de años anteriores. Por suerte se nos dio al final el tricampeonato. Hacía años que el club, que tiene 27 títulos, no conseguía tres campeonatos consecutivos».
«Es lindo que le reconozcan a uno el laburo que hace con la distinción del jugador de las finales, pero lo que más importa es el campeonato que se logró. En cuanto al sistema de juego, hacemos lo que manda el técnico, seguimos un plan que por suerte salió bien, ganamos la serie final 4-2. Porque a veces parece ilógico dejar de marcar a un jugador rival para que tire solo y convierta; si bien para la tribuna no es lindo de ver, el entrenador tendrá sus motivos. En el primer juego no pude jugar el segundo tiempo porque me cobraron dos técnicos y me sacaron del juego, después pude jugar en el segundo, tercer y cuarto juego, donde se ganó y se puso la serie final 3-1. No importa ganar por cinco, por uno o más, lo importante es ganar y lo que se vio es que teníamos en cancha un equipo más largo, todos en la misma línea, donde no hay desniveles y cuando sale uno y entra otro no se nota, lo que se hace más fácil la rotación. En el quinto juego pasó lo que todos saben, pero hasta el sexto juego sabíamos que dependíamos de nosotros para cerrar la serie y levantar la copa».
«Después de una gran final fue la hora de festejar, pensé en mi novia que es la que está conmigo todo el día, por eso al término de cada partido es buscarla a ella en la tribuna, la que me aguanta de volver tarde en la noche luego de los partidos, las prácticas, la que me prepara todo y me espera con la comida. Después la familia, siempre dándome para adelante, que van a todos los juego también».
«Tuve un lindo pasaje por el básquetbol profesional. Me hubiera gustado quedarme. Cuando estuve en Defensor Sporting, ese año fui seleccionado con un par más de jugadores para primera, quedamos tres, pero nunca me enteré porque hubo un cambio de directiva. No hubo un acercamiento más y me tuve que venir. Hubiera sido un salto de calidad haber podido jugar en Montevideo. No es como dicen, que me vine; eso fue lo que pasó».