miércoles 8 de febrero, 2023
  • 8 am

Situación de déficit hídrico se acentúa y se pronostica que perdurará hasta marzo-abril

La falta de lluvias se hace sentir y las perspectivas son muy poco alentadoras en cuanto a pronósticos climáticos que advierten que el fenómeno de La Niña, se mantendrá al menos hasta marzo-abril. Recién en ese momento La Niña ingresará a una fase más positiva y las lluvias se volverían a normalizar en el país. El gerente técnico del Instituto Nacional de Meteorología (Inumet), Yamandú Morán, dijo que se trata de una situación “muy extraña e inusual”, que Uruguay experimente tres años seguidos de sequía por el impacto de La Niña y habría que remontarse al año 1988-89 para constatar un panorama similar.
PRECIPITACIONES ESCASAS
Las precipitaciones previstas para los próximos meses son muy escasas y casi siempre puntuales ocasionadas por tormentas pasajeras. Para Inumet, en un plazo de 30 a 40 días, los acumulados llegan a dar 50 milímetros en la zona del noreste y eso es todo. Desde el organismo se advierte que la situación es crítica para la producción y la falta de agua y a esto se suma el índice de riesgos de incendios que indica que todo el país está en rojo, en alto riesgo de incendio. Hay zonas en donde las cañadas y tajamares están prácticamente secos, que al no tener aportes de agua se van secando como en el caso del río Arapey, que comenzó a cortarse en algunos lugares y formarse lagunas a causa de la ausencia de lluvias con una notable baja del caudal.
TENDENCIAS
Inumet dio detalles sobre el informe de tendencias que elaboran para los próximos tres meses, en base a variables de temperaturas y precipitaciones. Respecto a LAS temperaturas, se trata de una situación homogénea en todo el país en cuanto a que estarán por encima de los promedios y valores normales para esta época del año. En cuanto a precipitación, el índice es ligeramente por debajo en noroeste y en el resto del país tiende a la normalidad. De acuerdo a los estudios que se han realizado, recién entrando a otoño e invierno, se pasaría a una fase positiva del fenómeno de El Niño, por lo que cambiaría la situación de sequía está afectando al país y se empezarían a tener precipitaciones más abundantes.
FENÓMENTO DESPLAZADO
Desde que se construyó la represa de Salto Grande, los técnicos en Hidrología sostuvieron que el impacto de la obra iba a generar que Salto fuera más húmedo y que además tuviera más lluvias de lo normal. Esto porque al tener un lago que retiene agua, por efecto de evaporación y el ciclo normal del agua, en la región se tendría precipitaciones más puntuales. Sin embargo, el efecto del cambio climático que obedece a lo que se conoce como la fase fría del cinturón del Pacífico -que es la fase de La Niña- ha desplazado las teorías de lluvias y hace años causa este tipo de sequías. Lo que sí se constata es un calor más húmedo de lo normal, pese a la sequedad del suelo y esto en parte responde a la situación del embalse. Pero la situación se sequía ha impactado en toda la región del río Uruguay. De hecho en la cuenca media y alta de la represa ha llovido muy poco desde noviembre, lo que ya daba una perspectiva que el verano iba a ser muy seco y con déficit de lluvias.