viernes 9 de junio, 2023
  • 8 am

Sequía en las zonas de producción impulsa precios de frutas y verduras

El Observatorio Granjero ha publicado su informe mensual correspondiente a marzo sobre la situación de las frutas y hortalizas en Uruguay. En él, se destaca el aumento en los precios de estos productos, en comparación con los precios de hace un año.
Impacto de la sequía en la producción
La intensa y prolongada sequía en las principales zonas de producción de frutas y hortalizas del país ha afectado la producción de un gran número de rubros de la canasta frutihortícola. En marzo, la situación se agravó y los niveles de ingresos en la Unidad Agroalimentaria Metropolitana (UAM) han mermado desde el comienzo del año.
En este sentido, se observan reducciones en los niveles de ingreso con respecto al mismo período del año pasado en varios rubros, como: 30% en la papa, 35% en la manzana, 40% en la zanahoria, 25% en la cebolla, 45% en la naranja, 45% en el zapallo Kabutiá y Calabacín.
Aumento de precios
La magnitud del incremento de precios con respecto al mismo período del año pasado es de aproximadamente: 50% en el precio de la papa, 95% en la zanahoria, 75% en la manzana, 65% en la cebolla, 290% en la naranja, más de un 35% en el zapallo Kabutiá y Calabacín.
La oferta es el principal factor determinante del valor de la mercadería, y los valores se ubican claramente por encima de igual período del año pasado y en el promedio de los últimos años.
Aunque se espera el comienzo de la cosecha de la zafra de otoño de la papa, que habitualmente a partir de mayo determina la presencia de volúmenes importantes de ingresos al mercado, el escenario de precios altos no muestra en el corto plazo señales claras de revertirse para ninguno de los rubros mencionados.
Pronóstico por rubro
Zanahoria: podría mejorar su nivel de oferta nacional con el comienzo de la zafra del litoral norte en algunas semanas, lo que, en conjunto con las partidas importadas que han ido ingresando, podría favorecer la ocurrencia de una baja de precios.
Hortalizas de fruto: en los próximos días comenzará a descender la oferta de partidas procedentes de cultivos de la zona sur e ingresaremos en la etapa de transición de zafras entre las zonas sur y norte. A partir de mitad de abril comenzará la zafra del norte, y para el mes de mayo se espera contar con la producción plena de la zona norte, lo que incrementará la oferta y presionará los precios a la baja. En morrón, la oferta comienza a descender a medida que avanza el otoño, y disminuyen las horas de luz, lo que a nivel productivo afecta negativamente el crecimiento de los frutos nuevos y por lo tanto, la oferta disponible. Se espera que los precios continúen elevados hasta mediados de mayo, cuando comience la zafra del norte.
Cebolla: en los próximos días, comenzará a reducirse la oferta de partidas de cebolla almacenadas, que son las que actualmente abastecen el mercado, y la zafra de invierno no se iniciará hasta fines de mayo. Por lo tanto, se espera que los precios se mantengan elevados en el corto plazo.
Papa: la cosecha de la zafra de otoño comenzará en las próximas semanas, lo que favorecerá la oferta nacional de este rubro. Sin embargo, debido a la reducción en la siembra y la producción de la papa, causada en gran parte por la sequía, es posible que los precios sigan siendo elevados en el corto plazo.
Manzana: la zafra de manzanas se encuentra en su etapa final, y la oferta disponible sigue siendo limitada. Los precios se mantendrán elevados en el corto plazo hasta que comience la zafra de peras y manzanas tempranas, que está prevista para fines de abril.
Naranja: la situación de la naranja es la más preocupante, ya que la producción de este rubro se ha visto muy afectada por la sequía, y no se espera una recuperación significativa en el corto plazo. Por lo tanto, se prevé que los precios de la naranja sigan siendo elevados en los próximos meses.
Apoyo al sector
El informe también destaca que la situación de precios altos se está dando en un contexto en el que la demanda de frutas y hortalizas ha aumentado significativamente debido a la pandemia y a la mayor conciencia de la población sobre la importancia de una alimentación saludable.
En este sentido, el Observatorio Granjero hace hincapié en la necesidad de mantener el apoyo al sector productivo, para poder garantizar la seguridad alimentaria de la población y evitar un impacto negativo en la economía del país.