lunes 17 de junio, 2024
  • 8 am

Con el ingreso a la fase de “El Niño”, se esperan más lluvias y aportes en cuenca de Salto Grande

Como consecuencia del advenimiento del fenómeno meteorológico denominado El Niño y el paulatino retiro de su contraparte la Niña en esta región, se espera que conforme avance el segundo semestre de este año se registre un volumen de precipitaciones mayor al normal en la cuenca de la represa de Salto Grande, contrariamente a lo ocurrido en los últimos años, en que La Niña determinó que la sequía agobiara a gran parte del subcontinente. Ambos fenómenos tienen que ver con aumento o enfriamiento de las temperaturas en el océano Pacífico y su proyección en las condiciones meteorológicas para gran parte del mundo.
PREVISIONES
El Ing. Gonzalo Sapriza, profesional del Área de Hidrología de la represa de Salto Grande, fue consultado por el colega El Telégrafo sobre cuáles son las previsiones del clima para esta zona a partir del regreso de El Niño y destacó que actualmente se está en una fase neutra, pero que es de esperar que gradualmente se incrementen los registros de precipitaciones. Expuso el entrevistado que en las predicciones de las diferentes tendencias de las respectivas escalas de tiempo, “los modelos indican que para los próximos treinta días habrá precipitaciones por debajo de lo normal, y las perspectivas trimestrales para el invierno también marcan algunos modelos que indican que habría precipitaciones menores a lo normal”.
INGRESO A FASE NEUTRA
Pero “con relación a las tendencias de El Niño, hemos salido de la situación Niña, en estos últimos meses, y estamos en una fase neutra. Los modelos de predicción que básicamente lo que hacen es simular la tendencia de esas anomalías de temperaturas en el océano Pacífico ecuatorial, lo que marcan es una posibilidad alta de que en el próximo trimestre estemos en condiciones neutras, y están marcando para más adelante, luego del invierno, condiciones con alta probabilidad de que sea un año Niño, con lluvias por encima de los valores medios”. Sobre la situación actual en la cuenca evaluó el entrevistado que “en este último mes de abril los aportes al embalse de Salto Grande han sido bastante bajos, y esto estaba asociado principalmente con bajas precipitaciones en la cuenca inmediata, en la cuenca media y en la cuenca alta, y también al hecho de que veníamos de un déficit hídrico prolongado de todo el verano.
TODAVÍA EN RECUPERACIÓN
Para el Ing. Sapriza, “las primeras lluvias, en definitiva, empiezan a cubrir el déficit de agua en el suelo, en los tajamares y pequeñas represas, pero la respuesta a las lluvias que se ha generado no ha sido muy importante. Por lo tanto los aportes al embalse de Salto Grande están actualmente en el orden de los mil metros cúbicos por segundo, cuando normalmente y promedialmente en la cuenca anual es de 5.400 (en esta época), por lo que seguimos en una condición por debajo de lo normal”. En estas condiciones, los despachos energéticos de Argentina y Uruguay “priorizan otras fuentes de generación, y por ejemplo Uruguay está importando energía desde Brasil hace ya varias semanas, además de utilizar las centrales térmicas de ciclo combinado, cubriendo la demanda principalmente con esa fuente de generación”, explicó el profesional.