jueves 13 de junio, 2024
  • 8 am

Los perros de Armando: Consejos para todos

Armando Guglielmone Educador canino – instructor etólogo Represent.
ovejeros alemanes
von schutzmann Contacto : 098 539 682
Frecuentemente me ocurre que las personas propietarias de perros me consultan siempre sobre cómo hacer para que el perro deje de hacer ciertas cosas o por el contrario como deben hacer para que las haga, así para que se entienda explicaré cómo funciona el proceso de aprendizaje en el perro y como tomando en cuenta esto lograremos comportamientos de nuestro amigo que serán luego casi innatos.
El perro aprende mayormente mediante condicionamiento clásico u operante, en palabras simples, en el primero aprende a hacer cosas a la orden para obtener una recompensa y en otro aprende por él mismo que cosas debe hacer para obtener esa recompensa.
Un ejemplo claro del condicionamiento operante es el perro que rasca la puerta para entrar pues sabe que en determinado momento activará una respuesta del dueño, sea que le abran o que le hablen desde dentro retándole.
Dicho esto y tomándolo en cuenta para cualquier perro sin importar la edad diré que es lo que deberían hacer para enseñar hábitos a el cachorro o modificar conductas.
Lo que más me preguntan los dueños es como hacer para que deje el perro de pararse sobre ellos, debemos entender que el perro hace esto pues sin saberlo se lo hemos enseñado, cada vez que un cachorro se nos acerca y se para apoyándose en nuestras piernas normalmente lo acariciamos o incluso lo aupamos, al hacer esto confirmamos la acción y el perro aprende que esta conducta conlleva esta “recompensa”, entonces, cuando el perro lo haga lo ignoramos, al no haber respuesta disminuirá y extinguirá prontamente esta conducta así de adulto difícilmente lo hará.
Y así con casi todo, si llora, ladra o rasca la puerta para entrar debemos actuar con indiferencia, contemos hasta mil aguantándonos el enojo por la molestia y no le digamos nada, cuando vea que no hay respuesta disminuirá la conducta hasta extinguirla. Un consejo, empiece la experiencia de mañana, nunca de noche.
Con perros ya crecidos puede ser más difícil así que deberemos agregar un método de corrección, coloque una soga al collar que la lleve puesta de continuo. Cada vez que esté junto al perro y este haga algo que queremos que no, le daremos un fuerte tirón con la soga diciéndole ¡no!, de esta manera asociará la palabra con el correctivo y empezará a dejar de hacer las cosas que asocie con esa orden, cuando ya lo haga podremos sacar la soga. De esta sencilla manera podrá tener un perro más controlable dentro de la casa, para cosas ya más difíciles requerirá de otros métodos y para eso estoy a las órdenes.