lunes 4 de marzo, 2024
  • 8 am

En China se confirmó que tienen un alto stock de lanas medias y gruesas y un cambio en la tendencia de compra

En su reciente visita oficial a China, el Presidente del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Alfredo Fros, formó parte de la delegación encabezada por el Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Fernando Mattos. El objetivo de esta misión era explorar posibilidades de negocios para las lanas medias y gruesas almacenadas en Uruguay, así como conocer las perspectivas futuras para este sector.
Durante su estancia en Beijing, las reuniones se llevaron a cabo tanto a nivel gubernamental como con empresas estatales y cámaras del sector privado. Fros destacó el encuentro con la Cámara de Importación y Exportación de China, la cual es responsable del 72-71% de todos los productos agropecuarios del país asiático. La presidente de ChinaTex reconoció la importancia histórica de la lana uruguaya en las relaciones comerciales con China, «desde Uruguay, la lana fue nuestro primer producto de exportación y fuente principal de ingresos durante mucho tiempo. China fue nuestro principal socio comercial en ese momento, y esa historia de comercio y confianza mutua ha allanado el camino para que China abra sus puertas a otros productos uruguayos», expresó Fros.
El representante de SUL también resaltó el interés del Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca en abordar el desafío del exceso de stock de lanas medias y gruesas. En cada encuentro, se planteó la necesidad de buscar soluciones para destrabar este inventario y explorar oportunidades de colocación en el mercado chino.
Al ser consultado sobre la situación de las industrias chinas y su stock de lanas sin procesar, Fros confirmó que China también enfrenta un exceso de estas lanas. Sin embargo, explicó que la demanda actual se inclina hacia la lana fina y superfina, utilizada en prendas de vestir livianas y tecnológicas. Esta preferencia ha generado un cambio generacional en el consumo de lana en China, lo que ha afectado la demanda de lanas medias y gruesas.
Fros señaló que China está adquiriendo el 100% de la zafra sudafricana, alrededor del 80% de la zafra australiana y una gran parte de las lanas finas y superfina de Nueva Zelanda, las cuales se procesan en territorio chino.
Anteriormente, las lanas medias y gruesas tenían un destino claro en China, pero con esta nueva tendencia, la demanda para este tipo de lanas se ha visto afectada, generando obstáculos en su colocación en el mercado. Si bien existe colocación para estas lanas, su destino y la confección de productos de bajo valor hacen que su precio sea menos atractivo para los productores uruguayos. Los operadores chinos ofrecen valores que no satisfacen las expectativas de los productores, generando reticencia en la venta. Aunque se visualiza una demanda continua para estas lanas, es importante comprender que su valor se mantendrá relativamente bajo en comparación con las lanas finas y superfina.
«La mano de obra más costosa y el mayor énfasis en la calidad están llevando a que se prefiera trabajar con fibras sintéticas en prendas de menor valor. Aunque estas lanas tendrán un mercado, su potencial de valor agregado será limitado», explicó Fros.
En relación a los desafíos y oportunidades para la industria lanera uruguaya, el representante de SUL hizo hincapié en la importancia de comprender las tendencias y demandas del mercado chino. «Debemos adaptar nuestros sistemas productivos y definir qué tipo de productos queremos ofrecer. Es fundamental tener en cuenta el valor de los productos y ajustar nuestras estrategias en consecuencia», señaló.
Ante este escenario, los productores uruguayos deben tomar decisiones informadas y estratégicas. Compensar el bajo valor de las lanas medias y gruesas con la producción de carne de calidad puede ser una alternativa interesante. Sin embargo, es fundamental tener acceso a información precisa sobre las tendencias y el destino de los productos.
Fros destacó que no existe una verdad absoluta en este ámbito y cada productor debe adaptarse según sus circunstancias. La clave radica en aprovechar la valiosa información proporcionada por los clientes chinos y utilizarla de la mejor manera posible.
El próximo semestre se espera la visita del Presidente de la República a China, lo que genera esperanzas de futuros anuncios y acuerdos que impulsen el comercio de lana entre ambos países. Mientras tanto, la industria lanera uruguaya deberá estar atenta a las reglas y tendencias del mercado, así como a las oportunidades emergentes para asegurar su posición en el sector lanero internacional.