miércoles 19 de junio, 2024
  • 8 am

«La razón del atraso cambiario ayer y hoy sigue siendo el déficit fiscal»

La 118ª edición de la Exposición Internacional Ganadera y Muestra Agroindustrial y Comercial (Expo Prado) llega su cierre hoy domingo, en tanto que ayer se realizó el acto de clausura que contó con la presencia del presidente de la República, Luis Lacalle Pou.
El acto contó también con la asistencia de figuras políticas clave, incluyendo a la vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón, y varios ministros del gabinete presidencial, autoridades nacionales, departamentales, diplomáticos, productores y público en general. El discurso de Cortabarría se centró en la caída de la producción agropecuaria por la sequía, el impacto de la caída de precios en el sector, el tipo de cambio, la competitividad y la posible venta de las plantas frigoríficas de Marfrig al grupo Minerva en nuestro país.
En este contexto, el presidente de la Asociación Rural de Uruguay (ARU), Patricio Cortabarría, pronunció un discurso de alto calado político y que advierte sobre temas económicos que son inquietantes para el sector productivo.
Cortabarría destacó la «relajación de la política fiscal, seguimos gastando más de lo que se recauda, la razón del atraso cambiario ayer y hoy sigue siendo el déficit fiscal, tenemos el tipo de cambio más bajo en 40 años, coincidimos en la baja de la inflación».
El atraso cambiario, como lo describe el presidente de ARU, tiene un efecto significativo sobre el sector privado. Este fenómeno económico se refiere a una situación en la que la moneda nacional (en este caso, el peso uruguayo) tiene un valor en el mercado de divisas que no se corresponde con su poder adquisitivo interno, lo que afecta la competitividad de las exportaciones y puede conducir a desequilibrios comerciales.
Según Cortabarría, «al atraso cambiario repercute sobre todo el sector privado, el problema de fondo es el déficit fiscal, se financia con deuda para que el atraso cambiario no sea endémico, hay que lograr equilibrio, hay que gastar menos».
Impacto de la sequía
En su discurso, el presidente de la ARU no pasó por alto el desafío que representa la sequía del último verano para la producción agropecuaria. Cortabarría reveló que esta situación ha llevado a una caída significativa en la producción agropecuaria, a lo cual se suma la caída en los precios del ganado gordo.
«Se están destruyendo nuestras empresas agropecuarias, efectos devastadores por la sequía…400 mil terneros menos nacerán… el agobio del productor es imposible transmitir con palabras, las pérdidas de producción están entre 30 y 50 por ciento», indicó.
Pandemia
En otro orden, Cortabarría elogió el manejo del Gobierno durante la pandemia, destacando que ha permitido la materialización de inversiones de gran envergadura en el sector.
Su discurso refleja un reconocimiento a la visibilidad adquirida por el sector agropecuario durante la crisis sanitaria. Sin embargo, también hizo notar que existen «rigideces estructurales» que han demorado ciertas reformas necesarias.
«Tenemos rigideces estructurales que dan pérdidas de competitividad… tenemos reformas que demoran más de la cuenta». «Cómo país agroexportador necesitamos más acuerdos, apoyamos el ingreso al Transpacífico», remarcó. Además agregó que «hoy Uruguay es un país caro, hemos creado estructuras rígidas seguimos con tarifas iguales, tenemos el combustible más caro, debemos lograr ser más competitivos».
Concentración en la faena
Uno de los puntos más destacados del discurso de Cortabarría fue su preocupación acerca de la posible concentración en la faena ganadera en Uruguay, sin embargo reconoció que en nuestro país «tenemos el marco jurídico para defender un mercado justo».
Su inquietud se centra en la potencial compra de tres plantas de faena por parte de Minerva a Marfrig, lo que generaría que una única empresa tenga el 43% de la faena nacional en sus manos. Cortabarría dijo que «el precio del ganado lo define todo» y aseguró que «desde ARU estamos trabajando para presentar los recursos necesarios para demostrar que no es bueno para el sector y para el país».