miércoles 21 de febrero, 2024
  • 8 am

A ver si nos entendemos

César Suárez
Por

César Suárez

194 opiniones

Por el Dr. César Suárez
Cualquier tipo de mensaje puede llegar a tener muy variadas interpretaciones que en ocasiones poco o nada tiene que ver con lo que el mensajero quiso comunicar porque cada uno interpreta a su manera lo que escuchó, vio o leyó generando en muchas ocasiones una fuerte distorsión de lo que se quiso trasmitir. Basta escuchar un diálogo entre parroquianos que “matan” el tiempo “arreglando el mundo” y haciendo análisis variopintos de lo que escuchó en la radio, vio en la televisión o leyó en un diario, llegando a conclusiones que cuesta creer.
Hay situaciones intrascendentes en las que sea cual sea la conclusión poco importa porque no tienen ninguna consecuencia y sólo cumplieron con el objetivo de pasar el rato entre parroquianos, pero hay otras en las que un mal entendido puede llegar a generar situaciones dramáticas, crear conflictos innecesarios o errores de cálculos a la hora de encarar un emprendimiento por haber entendido todo al revés.
En ocasiones, hay quienes se aprovechan de los que entienden poco o no entienden nada para prometer falacias ilusorias con la intención de sacar provecho de la ignorancia ajena, aprovechándola astucia para hacerles creer cosas que nada tiene que ver con la realidad y sacar de esa manera un provecho infame
Siempre, entender bien es clave para no equivocarse y cuando no se entiende es necesario repreguntar o asesorarse con alguien de confianza para no cometer errores.
Para el caso de la salud, no es suficiente con realizar un correcto diagnóstico de la enfermedad consultada y tampoco es suficiente con prescribir el tratamiento más adecuado, es imprescindible que el paciente comprenda cabalmente como cumplir con las indicaciones porque si el paciente no entendió, todo lo anterior pierde valor.
Pero tampoco alcanza con un buen diagnóstico, un tratamiento con los mejores recursos disponible y aunque el paciente entienda, también hay que valorar si está en condiciones de llevar a cabo todas las indicaciones realizadas por eso es imprescindible, tener datos de la realidad social del enfermo, si trabaja, en que lo hace, en que horario lo hace y en qué condiciones, como está compuesto su núcleo familiar, dónde vive, como hace para llegar a su lugar de trabajo, si tiene o ha tenido otras enfermedades, si está tomando medicamentos para otra patología, asegurarse de las interacciones posibles con el medicamento que se le prescribe, de su situación económica, si puede acceder fácilmente la medicación adecuada, si su carga laboral no intercede en su tratamiento, si hay alguien que lo ayude de ser necesario, porque por más preciso sea el diagnóstico, más adecuada que la medicación prescripta y que el entendimiento sea perfecto, si después el paciente no tiene forma de acceder a la medicación indicada pierde sentido todo lo actuado hasta ahí.
En ocasiones se hace imprescindible entender la realidad de cada paciente para adaptar el tratamiento indicado a lo posible, aunque no sea el más perfecto. Hay ocasiones un poco menos es mucho mejor que lo imposible.
En muchas circunstancias, entender o no entender no tiene consecuencias, pero cuando se tratad de la salud, entender es imprescindible y hay que hacer lo necesario para asegurarse de que paciente entendió cabalmente cada indicación realizada, sobre todo en tratamiento complejos donde se hace indispensable escribir ordenadamente en una receta cada una de las indicaciones para que no haya confusiones, recién ahí se cierra el círculo para intentar evitar consecuencias indeseables.