domingo 26 de mayo, 2024
  • 8 am

Estudiantes de Alemania y Suecia estudian en Salto y destacan la vida y relaciones humanas de nuestro país

Por Melisa Ferradini
AFS es una organización internacional, voluntaria, no gubernamental, sin fines de lucro, que promueve oportunidades de aprendizaje intercultural para ayudar a las personas a desarrollar el conocimiento, las destrezas y el entendimiento necesarios para crear un mundo más justo y en paz. En esta región del mundo el Consejo Directivo está integrado por voluntarios de AFS Argentina & Uruguay y es el encargado de fijar las políticas y los objetivos a corto, mediano y largo plazo, así como velar por el correcto funcionamiento de la organización. El Staff de AFS Argentina & Uruguay está compuesto por un equipo de profesionales que desempeñan las actividades de la organización en forma exclusiva y están lideradas por un Director Ejecutivo. Los voluntarios son quienes trabajan desinteresadamente con comunidades educativas, familias y estudiantes para construir puentes entre las culturas. La red de voluntarios es de más de 800 en todo el territorio argentino y uruguayo y llega a más de 50.000 a nivel mundial. Para contarnos la experiencia de vida y de estudio que están viviendo en nuestra comunidad, CAMBIO diálogo con Maya y Majken integrantes de la organización mundial.
COMO LLEGARON A SALTO
Maya tiene 16 años nació en Milán, pero actualmente vive en Alemania con su madre y sus hermanas. Majken tiene 17 años. Nació en Suecia y actualmente vive allí. Llegaron a la Organización a través de situaciones diferentes. Majken viajó a México a visitar a su papá y escuchaba la historia de él viviendo ahí. Desde ese momento le interesó aprender español y tenía interés de conocer Latinoamérica. Al final entre mi familia y yo decidimos de todos los países que Uruguay era el mejor. Le gustó por ser un país chico y bastante seguro. La experiencia de Maya fue distinta. A través de una prima que viajó a China y de una tía que recibía a estudiantes de intercambio que le empezó a gustar la idea de hacer lo mismo. Majken concurre al Colegio y Liceo Sagrada Familia y Maya concurre al Liceo No.1 IPOLL, estudia en 6to año orientación Artística. Previo al inicio de las clases fueron evaluadas y de la misma las ubicaron en el año lectivo correspondiente.
LA EXPERIENCIA DE VIVIR ACÁ
Ambas con mucho entusiasmo relatan que están muy contentas de vivir acá. “Amamos Salto y las 2 creemos que es un lugar perfecto para hacer el intercambio, relatan. Es un medio y chico y podemos andar caminando por todos lados tranquilamente. Acá la gente es muy abierta y muy sociable. El liceo es una experiencia muy linda”, cuentan felices. “Estaremos por aquí casi un año, sin opción a poder quedarnos si o si tenemos que retornar. Así son las reglas de la organización. Ellos tienen la responsabilidad sobre nosotras. Tenemos un consejero y ellos están en continuo contacto con nosotras y nos consultan como estamos y si necesitamos algo. En caso de tener algún problema o inconveniente nos comunicamos inmediatamente con ellos”. Están monitoreadas de manera permanente. En el caso de la familia que las recibe pasa por un proceso de control. Se realizan entrevistas y se llevan a cabo visitas. Maya vive con una familia que tiene 1 hija y las 2 concurren al mismo liceo por la cercanía del mismo al hogar. Realizan una vida normal y se adaptan a como se vive acá. Se trasladan en ómnibus y llevan a cabo una vida igual que todos. En algunos casos lo curricular de estudio de acá les sirve en el caso de ellas no. Es una experiencia de enriquecimiento personal.
CULTURA, GASTRONOMÍA Y RELIGIÓN
“Nos interesa mucho la cultura del lugar de donde estamos y como es la gente. Nosotras vemos que el liceo acá es mucho más tranquilo y la relación con los profesores es mucho más abierta. Acá nuestros compañeros de clase hablan con los profesores como si fueran sus amigos, nos dicen. Eso es nuestros países no lo ves, yo no podía creerlo cuando los veía, relatan. Acá les dicen “Profe” allá en nuestros países se lo llama por el apellido. La relación allá es más distante no hay tanta confianza. La relación que tenemos es muy abierta, en los recreos hablamos con todos y eso es lindo. Nos llama la atención la utilización de los libros en nuestros países todos es “on line”. Las comidas es otro punto de comparación para ellas. Acá se come mucha carne, enfatizan. Majken era vegetariana y cuando pensó en venir a Uruguay “me dije no puede no comer carne allá y abandoné. Me gusta mucho la carne”, relata. “Siento que mi cuerpo cambio y se adaptó a las comidas de acá” nos cuenta Maya, “a mí también me gusta mucho comer carne”. Con respecto a la religión la experiencia de Majken le ha llamado mucho la atención. “No tenía idea que existiera un Colegio con religión, en Suecia son muy extremista en ese sentido”, detalla. “El 1er día que comencé hablamos de la palabra de Dios al llegar y tenemos momentos de oración los viernes. Nos encanta vivir acá y el clima es muy lindo en nuestros países hace mucho frío en invierno. Vivir para nosotras es una experiencia muy linda y nos adaptamos a la vida de la familia cuando compartimos la vida con ellos”, finalizan.

LA MISION DE LA ORGANIZACIÓN
AFS promueve la comprensión intercultural como una herramienta poderosa y productiva para la construcción de un mundo más justo y pacífico. La comunidad global de AFS abraza las diferencias y cree firmemente que nuestro mundo es más fuerte e interesante gracias a ellas. AFS busca afirmar la fe en la dignidad y valor de cada ser humano de todas las naciones y culturas. Fomenta el respeto por los d AFS busca afirmar la fe en la dignidad y valor de cada ser humano de todas las naciones y culturas. Fomenta el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales sin distinción de raza, sexo, idioma, religión o condición social. Las actividades de AFS se basan en nuestros valores fundamentales de dignidad, respeto por las diferencias, armonía, sensibilidad y tolerancia.