jueves 30 de mayo, 2024
  • 8 am

Lluvias afectan el mercado de vacunos y ovinos con destino a la industria frigorífica

Las persistentes lluvias complican el panorama para el sector agropecuario en Uruguay, generando trastornos en el mercado de haciendas. La acumulación de precipitaciones, sumada a eventos similares en semanas anteriores, está causando retrasos en las cargas, reducción en la oferta y fluctuaciones en los precios de la carne.
La situación actual presenta una amplia disparidad en los precios y propuestas entre los distintos actores del mercado. Algunas plantas mantienen su intención de reducir los precios de compra, mientras que otras se ven obligadas a pagar un poco más para asegurar sus cargas.
Expertos coinciden en que la oferta de ganado es mínima y la industria comienza a enfrentar escasez de animales, especialmente aquellas plantas que operan con equipos kosher.
A pesar de que algunos grupos manejan precios de compra para novillos gordos en el rango de US$ 3,40 a US$ 3,45, han comenzado a surgir negocios puntuales a un precio superior de US$ 3,60, junto con aumentos adicionales que no estaban presentes la semana pasada. En cuanto a las vacas, los precios oscilan entre US$ 3,20 y US$ 3,35, dependiendo de la calidad y el peso del animal.
La demanda de animales livianos para el abasto, como vaquillonas o novillitos, es intensa. Sin embargo, las inundaciones en Rio Grande do Sul están dificultando la llegada de camiones con mercadería, exacerbando la necesidad de oferta interna.
Las entradas al mercado son escasas, con un promedio de 5 a 8 días, lo que indica que, a pesar de la ventana de cuota disponible, la industria está experimentando una fuerte demanda.
La influencia predominante de las condiciones climáticas sugiere que la industria no logrará alcanzar los precios objetivos que había planeado, y que las expectativas de corrección a la baja están quedando atrás.
Ovinos
En cuanto al mercado ovino, la oferta de animales destinados a faena sigue siendo limitada, mientras que la demanda continúa superando los volúmenes disponibles. Como resultado, los precios de los corderos se acercan a US$ 3,55 por kilo carcasa, mientras que las ovejas alcanzan los US$ 2,80, manteniendo así una tendencia al alza que ha sido constante desde el inicio del año.