Viernes 4 de diciembre, 2020
  • 8 am

Los salteños como dueños de casa (II)

Néstor Albisu
Por

Néstor Albisu

319 opiniones

Por el Dr. Néstor Albisu
Ahora trataremos de saber como nos ven nuestros visitantes. Siempre se dijo de nosotros que somos ”muuuuuy cerrados”. Puede haber sido en épocas pasadas. Por lo menos en estas últimas décadas, y comparándonos con sociedades de localidades vecinas, diríamos que tal vez en el 1er. contacto pueda así parecer, pero que transcurrido un tiempo, la defensa se afloja y a veces hasta demasiado. Ejemplos tenemos que finalmente brindamos más simpatías y facilidades a extraños que a propios. No por nada nuestra ciudad, según los últimos censos, aumentó su población en base a visitantes eventuales que finalizan radicándose. Seguramente no será por lo mal que los tratamos ¿verdad?
Un aviso a los visitantes. Atención: Llegaste por el tiempo que fuera y te toma un salteño o salteña y no te librarás de un “tour” para mostrarte cosas que son notables…(para nosotros y te recomiendo no contradecir)…obligándote a verlas y disfrutarlas. Te mostramos nuestras costas, las cachueras, Salto Chico, Represa-Puente Internacional, Cuevas de San Antonio, Padre Pio (no está en Salto pero son apenas unos metros…), las Termas, múltiple hotelería 4 y 5 estrellas, discotecas, los atardeceres (aplaudilos por favor, acaso no son…¡más bellos que los de Punta…!), zona de famosos Quilombos (“..mientras Paysandú trabaja, Mercedes duerme la siesta y Salto se divierte…”publicado en 1929 cuando venían los vapores cargados de señores y jóvenes desde B.Aires, los fines de semana a recorrer nuestra zona pecaminosa. Fueron nuestra 1era.atracción turística (y les debemos un recordatorio).
La Madre Natura privilegió a Salto (parece que hasta petróleo vamos a tener). Pero lamentablemente esperamos todo de ella para atraer visitantes. Salto fue precursor de grandes eventos como la Fiesta de la Naranja, Domas en Otoño, Jineteadas, Aparcerías en Primavera, Cosquín en Salto, etc. Hoy las vemos por TV.
Otra de nuestras características caseras es la “impuntualidad”. Me lo hacían notar dos grandes amigos. Un Galés hoy fallecido y el otro descendiente de vascos. Aún en las ceremonias oficiales el salteño hace uso y abuso de los 15 minutos de tolerancia del inicio de justas deportivas. Cuantas veces comenzaron funciones de teatro y cine con la sala semivacía y cuando finalizaba la función estaba repleta, dándonos la gran sorpresa.
Un co-terráneo radicado en Sierra Chica (Córdoba), nos decía que cuadras antes de llegar una delegación caminando a su Parador, el sabía si eran uruguayos. Era simple, los veía tomando mate y el termo bajo el brazo. Pero también se animaba a decir si eran salteños. Ahí, presté atención. ¿Sabes como? Simplemente porque caminaban por la calle, desdeñando las veredas. Concluímos que entre nuestra añorada “Via Blanca”y la ausencia de aceras en la mayoría de los barrios, nos acostumbró a los salteños a marchar por la calle.
Cierro con un consejo para aquellos visitantes que desean saber si en su estadía lograron captar el auténtico espíritu salteño. Algún indicio de si pudieron incorporar el ser salteño. Prueben…es un desafío.
Cuando abandonen Salto deben memorizar en silencio, algunas estrofas de “Adiós mi Salto” (VictorLima). Puede ser, la que dice:”…mi pena en viaje por el rocío, te saludaba por no llorar…”Probalo. Empezá a entonarlo en tu partida…Y poné atención a estos síntomas:
Si te aflora la añoranza….antes de partir; si sentís ausencia…sin haberte aún ausentado; si das prioridad al paisaje que vas dejando…y aunque te alejes seguís mirando melancólicamente lo que queda atrás, estén seguros señores visitantes, que sin quererlo o saberlo, incorporaron por siempre en su ser algo especial.
Acaban de ser invadidos para siempre, por el espíritu romántico-burlón-vanidoso-impuntual-desordenado-altamente solidario-sensiblero-picaresco ……..y definitivamente querible del Viejo Salto. Para tu bien o tu mal…considérate desde ese instante como un salteño más.——–¡Bienvenido! a la comunidad naranjera.Y….¡Volvé!…te estaremos esperando.