Sábado 28 de marzo, 2020
  • 8 am

Rumbo a mayo (II)

Gustavo Varela
Por

Gustavo Varela

41 opiniones
Soledad

(Separados al nacer)

Por el Esc. Gustavo Varela.
La semana pasada, analizando lo que va a ser el camino hacia las elecciones departamentales, argumentábamos las diferencias que se plantean en cada una de las mismas, a los electores, y dijimos que íbamos a expresar cual debería ser el perfil de un buen candidato a la Intendencia, aunque durante la semana, recapacité por sucesos acaecidos y decidí modificar la columna y escribir sobre algunos “cuentos de terror” que hemos tenido que atravesar en Salto.
A la luz de lo que se está observando, digamos que es sumamente deprimente el nivel que vienen llevando a cabo algunos candidatos.-
Algo pocas veces visto en una carrera electoral, es que los diferentes actores compitan denodadamente por exhibir la magra presea de ser catalogado el “MENOS MALO” de la justa, pues sólo tienen para exhibir horrores y más horrores.-
Sienten que son fracasados en las diferentes áreas en que se han manejado, pues no han producido nada bueno para el departamento, y por eso en vez de plantear claramente cuáles son sus ideas políticas (que no las tienen) lo que hacen es rodearse de nombres con determinada enjundia, a los cuales se les nota los rostros indisimulables de vergüenza, por estar en dicha situación.-
Han probado de todas las formas posibles, al derecho y al revés.
Hasta han ido a China, para desde allí hacernos creer que se iba a producir toda una oleada de flujos monetarios, que hoy se puede decir claramente, que han sido, simples “Cuentos Chinos”.
Han gastado tanto en acumular personal en la Administración, buscando construir maquinaria electoral, que las calles de la ciudad y los caminos departamentales que dejan sufren de tal manera la falta de mantenimiento, que pareciera que han tenido que atravesar por distintos bombardeos.-
Financiaron una claque mediática alrededor, a fuerza de regalar recursos de todos los Salteños, para que digan permanentemente que son lindos, inteligentes, ejecutivos y eficientes, cuando en realidad han sido absolutamente lo contrario.-
Son los que tienen una barra, que más vale perderlos que encontrarlos.
Son los que te dijeron “los que entran conmigo, se van conmigo, y terminan legando a generaciones futuras una lista interminable de acreedores a los que no se les puede pagar, porque los recursos no alcanzan.-
Cómo dice la canción de Serrat hablando de ese estereotipo de personas, “se agarran de los pelos, pero para no ensuciar, van a cagar, a casa de otra gente”.
Son aquellos que “la culpa siempre es del otro, si algo sale mal”.
Son esos que la plata no les alcanza para pagar los gastos mínimos, porque tienen cuentas a pagar máximas, que uno no entiendo por qué.
Son los que atentan contra el futuro, los que hipotecan la suerte de 120.000 Salteños para acomodar sus 400 “amigotes”.
Esos que te describí, sacáte el gusto y poneles el nombre que quieras, pues da lo mismo.
Lo que te describí ha frenado el desarrollo de Salto y de los Salteños por muchos años, hipotecando la suerte Departamental de tal manera que por muchos años vamos a recordarlos cada vez que se tenga que pagar una cuota de lo adeudado.-
En serio pensaste en aquél, pero no sabes si es aquél otro.
No te rompas la cabeza, eso es de lo que deberías huir en Mayo.-
Esa es la banda del Tren Fantasma.-
Como dice Serrat.
“Entre esos tipos y yo, hay algo personal.-
¡Hasta la próxima!