Sábado 24 de octubre, 2020
  • 8 am

Pediatras emiten consejos a tener en cuenta para cuidar a bebés del fuerte sol y del calor sofocante

Por Melisa Ferradini

A todas las mamás primerizas les preocupa que las altas temperaturas del verano puedan causar una deshidratación al bebé recién nacido o cómo saber si tiene calor, y cómo vestirlo en verano. Y al mismo tiempo, surgen las preguntas si pueden salir a algún lugar durante unos días de vacaciones. Los pediatras emiten consejos para resolver las dudas que tengan. Si el bebé ha decidido en el verano, alégrense. En primer lugar, porque se han librado de pasar los meses de más calor con una enorme barriga y, en segundo lugar, porque ahora les resultará mucho más fácil vestirlos y le podrán bañar o dar un masaje sin miedo a que se enfríe. Además, como los días son más largos y la temperatura lo permite, podrán pasear con él por la tarde durante bastante rato o incluso sentarse en una tranquila terraza con tu pareja o amigos. Tu recién nacido recibirá también una dosis extra de vitamina D gracias a la luz del sol y tiene menos riesgo de ictericia (una coloración amarillenta provocada por un exceso de bilirrubina en la sangre que su aún jovencísimo hígado es incapaz de asimilar), puesto que la luz es el mejor remedio para este trastorno.

¿CÓMO SABER SI EL

BEBÉ TIENE CALOR?

Es verdad que los bebés regulan muy mal su temperatura corporal y que suelen ser frioleros, pero eso no quiere decir que ahora debas abrigarlo en exceso o por el contrario, tenerle medio al desnudo. Como siempre, tengan sentido común. Los recién nacidos se deben vestir con prendas fresquitas, como camisetas de algodón de manga corta. Los bebés regulan su temperatura sudando por la cabeza. Por eso, si notan su nuca sudorosa quiere decir que el beb está pasando calor, aunque sus manos y pies parezcan fríos (al tratarse de las extremidades es fácil que se encuentren así).

En los viajes en auto tengan mucho cuidado porque a través de los cristales la acción del sol es más potente. Aunque lleven el aire acondicionado y no pase calor, la fuerza de las radiaciones solares le llegan igual. Coloca en las ventanas protectores solares, y de nuevo no olvides ponerle su gorrita. Conviene que una persona viaje atrás junto con el bebé para que le pueda atender y saber si el aire está demasiado fuerte o le da el sol.

IMPORTANTE

En verano podrán salir con el bebé de paseo, pero no en las horas más calurosas del día. Aprovecha las primeras horas de la mañana, hasta las 12 horas como mucho. Si prefieren las tardes, sal a partir de las seis o siete de la tarde, cuando el sol ya es menos fuerte. Presten atención a su temperatura corporal, aunque vaya destapado, ya que puede sentirse sofocado porque la capota de los coches concentra mucho calor. Si deciden quitarla y poner la sombrilla, no olviden que deben salir a la calle con sungorrito. Tengan en cuenta que en cuanto cambien de dirección, si no lleva gorra, el sol incidirá sobre su cabecita. Además, deben aplicar en su fina piel protector solar con pantalla total, que evita la absorción de los rayos ultravioleta.