viernes 1 de marzo, 2024
  • 8 am

Preocupación en profesionales de la nutrición por consecuencias que ocasionan las dietas veganas

Por Andrés Ferreira.
CAMBIO entrevistó a Débora Sotelo, -Magister en Nutrición, Dp. Diabetología y Psiconeuroinmunoendocrinología-, en base a dietas veganas, recabando datos sobre lo positivo y negativo de solamente alimentarse mediante alimentos vegetales.
Sotelo explica que en la actualidad existen importantes cambios en las conductas alimentarias, originadas por diversos motivadores, lo cual ha conducido a generar nuevos estudios comportamentales y de la fisiología del cuerpo humano, para conocer los efectos que se observan como respuesta a tales modificaciones. Entre las líneas de estudio más creciente se encuentra la nutrigenómica. Como resultado, se han emitido muchas publicaciones respecto al beneficio o perjuicio de determinados alimentos en la expresión genética del organismo humano. Sin embargo, concomitantemente al aumento de la información disponible, se observa un incremento en los desequilibrios alimentarios, aspecto que constituye un importante factor de riesgo para la adquisición de enfermedades.
COMPORTAMIENTO VEGANO O DIETA VEGANA
La dieta vegana es aquella que excluye alimentos de origen animal como carnes (de todos los tipos), lácteos, huevos y miel. Sin embargo, una persona vegana se caracteriza por una forma de pensamiento en la que además de considerar el cuidado de su alimentación, también se ocupa de excluir todo producto (vestimenta, objetos que utiliza, etc.) que involucre el daño o la muerte de animales. El creciente veganismo ocupa a los expertos en salud y nutrición a la búsqueda de protocolos o guías estandarizadas con recomendaciones que conduzcan a evitar el daño en la salud como consecuencia de carencias nutricionales, especialmente si se trata de grupos de riesgo como lo son lactantes, niños, adolescentes y embarazadas. Existen muchas opiniones hacia este tipo de dieta, sus defensores afirman que la misma conlleva una serie de beneficios para la salud, sin embargo, en la mayor parte de los expertos en nutrición, existe preocupación debido a que muchas personas han adquirido esta forma de alimentarse siguiendo gurús con apariencia de éxito, salud y belleza, o modas que les permiten estar en las “últimas tendencias”.
ALERTA
Lo que alerta a los profesionales de la nutrición es que son pocas las personas que toman esta elección fundamentadas en la verdadera consciencia de cuidar a sus co-habitantes (los animales) y a su vez, autocuidarse. El presidente de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, Jesús Román, expresó: “la vegana es una dieta complicada que si se decide adoptar hay que hacerlo con los suficientes conocimientos”. Por otro lado, Sotelo agregó “no hay información seria respecto al tema, muchos hablan del mismo pero pocos son profesionales, la mayoría lo hace desde su filosofía y/o intereses creados en tal sentido”. Los problemas que ocasionaría este tipo de alimentación es la carencia de proteínas de alto valor biológico portadoras de aminoácidos esenciales que son indispensables para el organismo humano, falta de vitamina B12, la cual es esencial para la salud de los glóbulos rojos.
Una de las patologías crónicas más frecuentes en el Uruguay es la osteoporosis, está relacionada al déficit de calcio óseo. Dicho mineral se encuentra en muchos alimentos de origen vegetal; sin embargo, el calcio de mayor biodisponibilidad para el cuerpo humano es el que está presente en los lácteos. Para que el cuerpo “aprenda” a captar una cantidad satisfactoria de calcio de los alimentos vegetales, deberá transcurrir por lo menos una generación hasta que ello ocurra. Por tanto, al igual que en el caso de la Vitamina B12 y el hierro, este mineral deberá también ser suplementado en la dieta vegetal. Los alimentos vegetales que aportan ácidos grasos omega 3 (frutos secos, semillas oleaginosas, palta, entre otros) poseen una capacidad de absorción menor a los de origen animal (pescado krill).