sábado 10 de diciembre, 2022
  • 8 am

Este año en los centros educativos se instaurará una campaña sobre elementos de distracción en el tránsito

 
Por Melisa Ferradini.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que se evite el uso de teléfonos celulares y otros aparatos distractores mientras se conduce, pues afectan de manera física y cognitiva el comportamiento del conductor. La cantidad de accidentes causados por personas que hablan por teléfono mientras conducen, está creciendo en todo el mundo. La atención que demanda la comunicación telefónica, distrae al conductor y la tensión que puede provocar el contenido de la llamada perturba su tarea de conducir, con la consecuente producción de demoras o errores en las acciones. Es por eso que para este año, las charlas y talleres que se brinden en escuelas y liceos sobre le tránsito se basarán en tomar conciencia en elementos que generan distracción a la hora de conducir un vehículo.
SE PIERDE CONCENTRACIÓN
Según diversos estudios, el uso del teléfono móvil es un factor que multiplica por cuatro el riesgo de sufrir accidentes. Mientras se habla por teléfono, aunque sea manos libres, se pierde la capacidad de concentración necesaria para conducir: no se mantiene una velocidad constante, la distancia de seguridad no es suficiente con el vehículo que circula delante y el tiempo de reacción aumenta considerablemente entre medio y dos segundos, dependiendo del conductor.
Datos que aportan otros informes apuntan a que “tras minuto y medio de hablar por el móvil (incluso manos libres) el conductor no percibe el 40% de las señales, su velocidad media baja un 12%, el ritmo cardiaco se acelera bruscamente durante la llamada y se tarda más en reaccionar”. Además, la peligrosidad por el uso inadecuado del mismo puede llegar a ser equiparable a la conducción con exceso de alcohol.
REDUCE CAMPO DE VISIÓN
Cada vez que el cerebro se distrae, una persona tarda más para desentenderse de una acción e iniciar otra. Los resultados de estudios sugieren que la razón por la que se debe tener cuidado al conducir y hablar al teléfono es que nos quita la atención de lo que importa en ese momento, y ocurre tan rápido que no nos damos cuenta, se trata de un “efecto bola de nieve”. Al final se acaba por no darse cuenta de todo lo que está alrededor. La investigación se basaron en estudios anteriores que ya comprobaron que el uso de teléfonos móviles, -incluso con manos libres-, reduce el campo de visión de un conductor y crea una carga mental (los expertos lo llaman carga cognitiva), lo que hace que sean menos propensos a detectar y reaccionar ante la aparición de un auto en dirección contraria o un animal o persona en la carretera, por ejemplo. El uso de teléfonos celulares mientras se conduce es uno de las infracciones más comunes que se cometen en Salto e incluso no solo en quienes conducen automóviles, sino motos.