lunes 15 de abril, 2024
  • 8 am

Médicos recomiendan el lavado de manos con agua y jabón como medida eficaz para evitar enfermedades

Por Melisa Ferradini
Son múltiples los aspectos y medidas para la prevención de las infecciones, entre ellas, la higiene de las manos. Es una medida sencilla, muy eficaz y al alcance de todos, barata y de un alto impacto muy importante en la calidad asistencial. Cuando hablamos de higiene de manos nos referimos al lavado de manos con agua y jabón o de soluciones de alcohol-gel. Para la OMS es una de las medidas de carácter universal, como control de calidad asistencial. La práctica frecuente de esta rutina de limpieza reduce en 50% los casos de enfermedades diarreicas y en un 25% las infecciones respiratorias.
¿CUÁL ES LA MEJOR FORMA?
Lavando las manos es la mejor forma de que los gérmenes desaparezcan. Enseñe a sus hijos a lavarse las manos, o aún mejor, lávese las manos junto con sus hijos a menudo para que aprendan la importancia de este hábito.
1. Mójese las manos con agua corriente limpia (tibia o fría). Asegúrese de que el agua no está demasiado caliente para las manos de los más pequeños.
2. Use jabón y frótese las manos enérgicamente durante aproximadamente 20 segundos. No hace falta que utilice un jabón antibacteriano; sirve cualquier tipo de jabón.
3. Asegúrese de que se lava bien el área entre los dedos, los dorsos de las manos y debajo de las uñas, donde a los gérmenes les encanta esconderse. ¡Y no se olvide de las muñecas!
4. Enjuáguese las manos y séqueselas bien con una toalla limpia y seca.
GÉRMENES
Los gérmenes están en todas partes: en el aire, en las plantas, las mascotas, en el suelo, en el agua, la comida y además en todas las superficies, incluyendo del cuerpo humano.
-Las canillas y las bañeras
Acumulan humedad y materia orgánica que son el cultivo perfecto para bacterias, ya que tienen pequeños recovecos que son difíciles de limpiar; por ende, su desinfección puede que sea más complicada.
-Las esponjas y los trapos de cocina
Contienen muchísimos gérmenes, ya que no se limpian todos los días y, muchas veces, quedan sin escurrir. Las bacterias pueden permanecer activas hasta dos semanas en un trapo o esponja húmeda. Además, su cercanía a los platos con restos de comida, los potencian como foco de bacterias.
-Los burletes de goma que tienen el lavarropas y la heladera
Juntan mucha humedad y restos de materia orgánica que generan un entorno ideal para el crecimiento de hongos y bacterias.
-Las tablas utilizadas para cortar alimentos
Son otros de los elementos de la cocina que mayor cantidad de gérmenes acumulan. Si no se desinfectan con frecuencia, pueden provocar infecciones alimentarias. T
-El piso del hogar
Al ingresar con los zapatos sucios, tras caminar por la calle. Por eso, además de limpiar los suelos permanentemente, es que se recomienda nunca comer ningún alimento que se caiga al piso, porque alcanza con diez segundos para que las bacterias formen colonia allí.
-Los picaportes de las puertas
Son constantemente manipulados y se suelen limpiar con poca frecuencia. Allí residen diversos virus que pueden provocar enfermedades respiratorias. Lo mismo ocurre con los marcos de puertas y ventanas.