Jueves 28 de mayo, 2020
  • 8 am

La culpa no es del chancho…

Oscar Müller
Por

Oscar Müller

6 opiniones

 

(Llegó la hora de los buenos)

Las formalidades de la Democracia representativa, requieren de los votos del pueblo para obtener el gobierno y con suerte, el poder; o sea que quien se postule debe convencer las convicciones del votante.

Quiere decir entonces, que el pretendiente debe seducir y persuadir de alguna manera a sus pretendidos, de la conveniencia de su elección.Es entonces aquí que acude a mi memoria la frase atribuida a Nicolás Maquiavelo que también podría ser de Napoleón Bonaparte,”el fin , justifica los medios”: es así? vale eso para obtener la voluntad de los votantes? cualquier medio es legítimo para obtener el fin, o sea la voluntad del votante? Creemos que no, estamos seguros que no.

Diario

A pesar de que sabemos que en la lucha político electoral, la ética de la competencia es débil y flexible, bastante pobre en realidad, en ningún caso debería salirse de márgenes mínimos que lo lleven a procedimientos como emplear militantes pagos que operan como periodistas desprestigiando esa profesión,que debería ser en realidad, custodia del ejercicio de la democracia; tampoco comprar referentes rivales con dinero ni amenazar potenciales oponentes o alianzas en construcción con los ” pesados” del partido, mucho menos inmiscuirse en la vida privada de los contendiente con cualquier finalidad, así como tampoco debería ser aceptado como normal, prometer puestos en la administración que pretenden ocupar,como método de reclutamiento.

Si esos fueran los procedimientos de un pretendiente cualquiera a un cargo público elegible, y la ciudadanía, consciente de ello aun lo premiara con su confianza y con el triunfo, entonces serán responsables por rascarle el lomo al chancho.

Edmund Burke (Dublín, 1729-1797) un político irlandés,decía que “Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada.”

Siendo estos,los buenos,la mayoría,deberían asumir y sentir el deber de enfrentar y prevalecer frente al mal, a la mala práctica política.

Es de ellos,de nosotros, esta hora, la hora de dejar la comodidad del sillón frente al televisor donde despotricamos contra todo sin llegar a hacer nada, superar las discusiones estériles de los asados, que no producen más efectos que dolores de cabeza o la pérdida de relaciones amistosas, la hora de dar el paso al frente y militar por el cambio que siempre reclaman mirando los informativos, la hora de entender la ciudadanía desde una perspectiva activa y participativa,donde se escuche su vos y se vea su cara,sin temor, porque de lo contrario, si seguimos haciendo lo mismo, nada cambiará y nos resignaremos al hecho de que acá ” siempre fue así”.

Es por ello que Cabildo Abierto,el PN y el PI en Salto,se unieron y no con poca grandeza,resignando cuotas de control así como asumiendo riesgos y exponiendo sus identidades.

Creamos la herramienta para que los buenos se encolumnen como una sola fuerza de cambio y demos una respuesta contundente, es la oportunidad, es ahora.

Juntos Podemos