Jueves 2 de abril, 2020
  • 8 am

El abigeato, la inseguridad y la preocupación del productor

“Antes dormiamos con la puerta abierta, el año pasado me dejaron los cueros de tres ovejas en el piquete de los caballos” nos decía un productor artiguense el pasado fin de semana, enojado, molesto, impotente ante la pérdida constante de ovinos en su predio, más allá de las denuncias y las largas conversaciones con altos jerarcas del Ministerio del Interior en el departamento de Artigas.
Las fotos, sin embargo, no son de Artigas, son de Salto, porque la problemática del abigeato hoy abarca a todo el país y no distingue a productores chicos de grandes. animales con genética de punta, para el ladrón en la oscuridad todos son iguales.
Pero claro, a nuestro modesto entender, esto no es cosa de llenar la olla y traer el puchero para una familia que está pasando necesidades, esto va más allá de una o varias organizaciones enfocadas a hacer dinero con la carne procedente del mal llamado abigeato, cuando debería ser llamado de robo.
Las imágenes que acompañan la nota, son de dos vacas que fueron faenadas en una pequeña chacra familiar el pasado lunes por la noche, en la zona de Ruta 3 en el acceso a la represa de Salto Grande. Pero a esta situación sumemosle en la zona de Tropiezo, donde se faenaron 5 vacunos en la noche del miércoles para el jueves de la pasada semana, donde se llevaron apenas el 10% de la carne, tirando en una noche años de esfuerzo, trabajo y dedicación de una familia de la zona.
Este flagelo ha llevado a muchos productores a abandonar el rubro ovino, sin embargo hay quienes siguen luchando junto a la oveja día a día. Pero claro, un descuido y los que buscan hacer dinero con este tipo de delitos aprovechan la oportunidad. Un productor de la zona de Palomas, nos dejó a saber que el lunes encontró tres ovejas muertas, fruto del abigeato. Lo más preocupante que es un productor de 800 hectáreas, que está a 45 kilómetros de la ciudad, y lleva en un mes más de 17 ovejas carneadas.
La situación es cada vez más preocupante. No se debe ir lejos en el tiempo para hablar de copamientos y casos de violencia y muerte a personas en el medio rural de Salto. La ausencia de la presencia policial en el interior del departamento es alarmante. Ya quedan pocos destacamentos operativos y en la gran mayoría de los mismos está un solo funcionario o dos, que en ambos casos no pueden abandonar sus lugares de trabajo, teniendo que esperar a que un móvil de otra seccional se haga presente para constatar los hechos y no para prevenirlos, como se ha señalado desde las diferentes autoridades del Ministerio del Interior, tanto a nivel local como nacional.
La Ley de Urgente Consideración que plantea el equipo de gobierno electo y que asumirá el próximo 1 de marzo, establece la creación de una Dirección Nacional de Seguridad Rural, lo cual ha generado muchas expectativas a nivel de los productores. Si bien esta previsto, no están determinados los recursos con los cuales dispondrá, esperemos que no terminen como las Brigadas de Prevención y Represión al Abigeato, que cuenta con pocos funcionarios y en algunos casos hasta sin vehículos.