Viernes 3 de abril, 2020
  • 8 am

Las ventas de carne vacuna se desplomaron en el comienzo de 2020

Soledad

En la jornada de ayer, el presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Ing. Agr. Federico Stanham, realizó una conferencia de prensa donde abordó la situación actual del mercado de China para las carnes uruguayas.
Stanham dió a conocer un informe que se presentó el pasado lunes en la junta directiva del instituto, donde puso en evidencia una reducción del 65% de los ingresos por las exportaciones del sector cárnico, mientras que el volúmen cae un 45%.
A continuación le acercamos los principales destaques de dicho informe, donde se señalá que “la grave situación sanitaria en China como consecuencia de la diseminación del coronavirus en la población” ha tenido un impacto muy negativo en las carnes uruguayas.
Según el informe:
-se ha demorado, hasta la fecha aún es imposible de predecir, la reanudación de la actividad comercial, la cual el 21 de enero se informó que podría darse en forma progresiva hacia la segunda quincena de febrero o principios de marzo en la medida que se consumieran los altos inventarios de carne.
-las medidas de prevención que el gobierno de China ha tomado para controlar la diseminación del coronavirus está teniendo un impacto muy significativo en el nivel de actividad interno, donde muchos lugares de trabajo no han reanudado sus actividades, o la han hecho parcialmente. Esto afecta, entre otros, a la actividad gastronómica, la actividad de producción en plantas que utilizan carne como materia prima y la actividad de la logística portuaria, todo lo cual afecta el normal funcionamiento de la cadena comercial de carnes
-la actividad bancaria demoró muchos días en reiniciar sus actividades y lo ha hecho de forma parcial, afectando las posibilidades de transferencias al exterior
Por lo tanto, los grandes volúmenes de carne en depósitos portuarios, en proceso de ser desembarcada y en viaje a China, demorarán mucho más de lo esperado en ser absorbidos por las cadenas de abastecimiento internas y el consumo.
En el mes de diciembre y el mes de enero ocurrió un fuerte proceso de renegociación de una parte de la mercadería, ya en destino, en viaje o aún en existencia en Uruguay a la espera de ser embarcados, que implicó ajuste de valores y diferimiento de pagos. En base a los registros parciales que INAC tiene de esta situación, las quitas llegaron, en los casos donde hubo renegociación, al 15-20% del valor unitario, aunque aún no se tiene una evaluación global que permita establecer el valor medio del ajuste, considerando la proporción que tuvo que ser renegociada dentro del total y el porcentaje promedio del ajuste.
Simultáneamente, según consta en los registros de negocios que se dispone en el INAC, los nuevos negocios que se han realizado desde los primeros días de diciembre han sufrido bajas significativas de valor, que en promedio oscilan en un 30%, afectando los productos que aún estaban o están en inventario y los negocios nuevos. Si bien la caída más pronunciada se observó en las primeras semanas del año, y posteriormente fue de menor magnitud, los precios actualmente muestran oscilaciones, y no es posible afirmar un nivel de precios estabilizado para el mercado.
La magnitud de la pérdida económica que esto generará no puede ser determinada a la fecha, aunque a medida que INAC reciba los informes embarque por embarque de las condiciones en que éstos se han renegociado, se podrá llegar a una aproximación de la pérdida, pero con atraso de varias semanas o meses.
Las condiciones en las que se negocia actualmente las nuevas exportaciones significan un ajuste importante para el negocio cárnico a lo largo de toda la cadena.
Algunos indicadores significativos de la situación son los siguientes:
-al 15/2/2020 y en comparación con la misma fecha de 2019 por concepto de exportaciones totales a China (carnes, subproductos y menudencias) se ha facturado un 28,1% menos y se ha embarcado un 35% menos de volumen, mientras que para las exportaciones de carne bovina la reducción del volumen en lo que va del año llega al 43,1%.
-al 15/2/2020 y en comparación con el promedio del cuatrimestre setiembre/diciembre de 2020, se ha embarcado a China un 60% menos en volumen y un 65% menos en monto facturado.
-la reducción de precios de los negocios que se van cerrando en febrero son un 27% menores a lo que se estaban cerrando en promedio en noviembre de 2019.
Además de la pérdida económica para las empresas exportadoras y las menores expectativas futuras en el corto plazo para el sector en su conjunto, es de resaltar que el impacto actual mayor se da en el diferimiento muy significativo de los pagos de los embarques que están en curso y embarques que ya han arribado a puertos de China que afectan seriamente las previsiones financieras de las empresas exportadoras.
Los embarques de carne bovina realizados durante noviembre y diciembre con destino a China totalizan unos US$ 220 millones y son los que están siendo afectados por la demora en los pagos mencionada.
Si bien en los últimos días se ha informado que se estaba reiniciando el pago de embarques, el ritmo al cual se está haciendo está muy por debajo del necesario para alcanzar la normalización en el corto plazo.
El sector logra mantener un nivel de actividad razonable, pero por debajo de lo esperado, siendo el impacto en el volumen de significativa consideración. Reflejo de esto es la disminución en la faena, que alcanza una caída del 31% hasta el 16/2. La actividad se basa en negocios para China, (50% de la carne bovina embarcada a todos los mercados en lo que va del año 2020), que corresponde a previsiones que los importadores hacen esperando una reactivación parcial para los meses de abril o mayo en adelante, que es la fecha en la cual estos embarques llegarán a China. Por otro lado, como contrapartida se han incrementado los volúmenes de carne hacia el mercado local y a otros mercados, principalmente los países Canadá y Estados Unidos (27% de lo embarcado a todos los mercados en lo que va del año 2020, frente al 20% del periodo anterior).