Jueves 4 de junio, 2020
  • 8 am

La revisión de lo actuado en una época nueva

Álvaro Lima
Por

Álvaro Lima

197 opiniones

Dr. Álvaro Lima
Diputado
Frente Amplio
Salto
El octavo período de gobierno nacional se ha inaugurado. Con todo, se suceden ya en forma consecutiva desde mediados de los años 80 y consolidando de esa manera; la representatividad del pueblo.
Se trata de un aspecto crucial y muy importante, para la historia democrática de nuestro país o para el acierto de las instituciones del Estado.
A la fuerza política le cabe posicionarse en un tiempo diferente y habiendo cedido en la conducción de gobernar, después de tres lustros.
Para muchas personas, los mejores de la historia institucional del Uruguay, de mi parte; quince muy buenos años, de ascenso y crecimiento, aunque no creo conveniente subestimar a la historia, a sus actores y a los contextos vividos en otras décadas.
Novedosa circunstancia para comenzar a incorporar a la riquísima historia de conquistas y anhelos que han ido insuflando al Frente Amplio, en beneficio de toda la comunidad uruguaya, como ha tratado de plasmar su programa y su recorrido.
Estamos convencidos de que nada ocurre sin causa y sin ligar las acciones del pasado. Volver a ser oposición luego de gobernar es algo que tendremos que asimilar para buscar qué queremos ser.
No tengo dudas de que se vendrán momentos de análisis y reflexiones. Con la población y las organizaciones sociales.
Sin perder de vista ni por un momento la elección departamental, tan trascendente acá en Salto y por la cual estamos trabajando.
La comunicación con la gente se debe revitalizar y para ello hay una manera que nos arraiga a aquello que nos da vida: el mano a mano y desandando los territorios para escuchar y aprender.
Una renovación generacional en la conducción política y gubernamental arrojaría nuevos bríos en la fuerza política para la etapa venidera siendo muy necesaria que se empiece a producir hacia el objetivo nacional de octubre de 2024.
La construcción cultural del relato histórico de la actividad política para la concreción de mejoras en beneficio de la población debería de repensarse.
Recientemente, fui invitado por el espacio 567 (Partido por la Victoria del Pueblo) para participar de unas jornadas en Villa Constitución donde se comenzó a plasmar algunas de éstas líneas de reflexión.
Ya hay que ir pensando en volver y cómo hacerlo, pasa a ser un aspecto fundamental.
Pero hacerlo desde la integralidad que significa la fuerza política y no por fracciones de actividad o ejercicio de roles o de quienes desempeñan funciones en un momento determinado de vida.
Focalizados en las elecciones de mayo próximo, no perdemos de vista que esa tarea será trascendente para buscar volver.
Serenos en el análisis, profundos en la búsqueda de las causas y sobretodo estimulando el futuro con miras a re pensar al Frente Amplio como un lugar para participar, crear y generar condiciones para nuevos liderazgos.
Uruguay tiene nuevo presidente y nosotros un compromiso a desarrollar. Salto, mientras tanto, sigue siendo la meta a alcanzar el 10 de mayo venidero.
Queremos que así sea para que el cambio continúe. Aún ahora, en una época nueva.