Lunes 10 de agosto, 2020
  • 8 am

Comienzan talleres artísticos del departamento de Cultura

La jornada de protestas de este viernes en la costera ciudad de Viña del Mar dejó una gran cantidad de personas intoxicadas por el gas pimienta arrojado a la cara por la Policía en medio de los enfrentamientos con los cientos de manifestantes que se congregaron en una jornada con numerosas detenciones.
La última fecha del Festival de la Canción que se realiza en la ciudad jardín desde el pasado domingo reunió en el centro de Viña del Mar a cientos de personas que decidieron juntarse desde la tarde en la Plaza Vergara, a dos calles del recinto del certamen, para mostrar su descontento.
PROTESTAS
La ciudad acogió durante toda la semana protestas en ese lugar, aunque de menor magnitud, pero la previsión de que este viernes en el último día del festival iba a congregarse una gran cantidad de personas se cumplió. La protesta fue pacífica hasta que Carabineros (Policía militarizada), que había desplegado un dispositivo de cientos de agentes y carros antidisturbios, intentó dispersar a la multitud. La plaza se llenó de bombas lacrimógenas y los escuadrones de fuerzas especiales de la Policía se internaron en la zona para realizar las primeras detenciones mientras comenzaron los enfrentamientos entre algunos manifestantes y las fuerzas del orden.
Los agentes hicieron que las cientos de personas se diseminaran por las calles aledañas y, apoyados por carros lanza-aguas (popularmente conocidos como «guanacos»), intervenían a los grupos de manifestantes dispersos, a los que rociaban con gas pimienta para evitar que volvieran a juntarse.
Numerosas personas gritaban por el dolor y escozor que provocaba el gas pimienta y los voluntarios médicos presentes en la zona no daban a basto para poder atender a los manifestantes que llegaban a sus puesto de auxilio. Incluso algunos de ellos, según pudo constatar Efe en el lugar, tuvieron que ser trasladados al hospital por presentar graves problemas respiratorios tras haber sido rociados en la cara con el gas pimienta.