domingo 26 de mayo, 2024
  • 8 am

Testimonio de una joven estudiante que recibió golpes y amenazas al terminar la relación con su exnovio violento

Por Andrés Ferreira.
Los casos de violencia son una realidad viva en el departamento de Salto, generalmente hacia las mujeres que por motivo de las diferentes amenazas que reciben provenientes del violento no se animan a contarlo por el miedo que eso les provoca. CAMBIO dialogó con Camila, una joven estudiante de Belén radicada en Salto, víctima de violencia por parte de su ex novio Kevin, con quien mantuvo una relación de aproximadamente tres años y hoy en día no solo la maltrata sino que incluso ha llegado hasta abusar de ella.
SEPARACIÓN Y VIOLENCIA
Camila dijo que mantenía una relación con su ex novio hasta que pudo saber que le fue infiel, posterior a eso pusieron fin a su vínculo amoroso, al menos por parte de Camila, ya que Kevin se obsesionó con ella. “No aceptaba un no como respuesta, se enfermó de celos” expresa Camila, su ex novio no aceptaba no tenerla ni tampoco la idea de que pudiera estar o charlar con otros muchachos y por eso empezó todo. Comenzó a controlarla, seguirla, la manipulaba y amenazaba, aprovechándose de que ella vivía sola en Salto estudiando y su familia se encontraba lejos. “Usaba eso para amenazarme, decía que me podía hacer lo que él quisiera y que nadie a la distancia iba a poder defenderme porque estaba sola” agregó Camila. Reiteradas veces la esperó afuera de su casa, llegaba sin avisar, cuando discutían la agredía verbal y físicamente, las marcas que en su piel quedaban eran más que pruebas de la violencia que Kevin usaba para perjudicarla, la ahorcó muchas veces y empujó contra muebles causándole daños.
GRAVE SITUACIÓN
Ante toda la situación por la que vivía Camila, esto hizo que comenzara a sufrir de ansiedad y en una de sus crisis tomó ansiolíticos para lograr calmarse y poder dormirse, las pastillas hicieron su efecto y fue ahí cuando Kevin ingresó a su casa y notó que prácticamente no podía moverse y abuso de ella. Luego de eso, tomó su mano y con su huella digital desbloqueó su celular y comenzó a revisarlo por completo. “No podía contar esto, estaba paralizada, las amenazas me acorralaban y me callé” dijo Camila.
SE ANIMÓ
Luego de algunos meses logró tomar la decisión de contarlo, lo hizo público a través de redes sociales, a su vez hizo la denuncia y presento fotos como pruebas. De forma inmediata la justicia tramitó una orden de alejamiento que dicta que Kevin debe estar a una distancia mayor a 500 metros, la misma que incumplió ya dos fines de semanas seguidos. Además en vez de aceptar todo lo relatado y denunciado por la joven, el violento se ha encargado de decir que todo es mentira y lo que cuenta Camila no sucedió. “Lo que me llevó a contarlo fue que violó la orden de alejamiento, además la última vez que lo hizo llamé al 911 y la policía llegó luego de una hora, me sentía expuesta y desprotegida” dijo a CAMBIO. Al ser consultada por algún mensaje que les quisiera enviar a todas las mujeres que viven una situación similar, Camila dijo: “es importante hablar a tiempo antes de que sea tarde y buscar por todos los medios que se haga justicia”.